12 CUENCOS DE MADERA

33,20

 12 cuencos de 12 colores, cuántas posibilidades!!!

Hay existencias

Descripción

Los 12 cuencos de madera son el complemento ideal para introducir, trasvasar, guardar, esconder… Nos encanta porque es un material además de natural y hecho en España con mucho mimo, es un material no estructurado. No está creado para ningún fin en concreto, por lo que el niño puede jugar a imaginar sin límite, el juego nunca se acaba, se transforma… para niños de dos años o de seis, se adapta a la etapa evolutiva del niño.

Cuando los niños son más pequeños jugarán a explorarlos, voltearlos, hacerlos rodar, que nos recuerda al juego heurístico y poco a poco irán adquiriendo la capacidad de llenarlos con piedras, palos, hojas.. cualquier cosa que se encuentre en su camino. Más adelante agrupará, clasificará.. desarrollando así el pensamiento lógico matemático.

Estos 12 cuencos de 12 colores diferentes relacionados con los colores de la naturalez y los cambios de estación, conforman una escala cromática que le aportará al niño el sentido estético y armónico que necesita para desarrollarse, despacito.

Es un material rico y vivo, con gran capacidad de adaptación a las necesidades del niño.  Este material evoluciona con el niño.

Y siempre con los colores del Arco Iris, los colores de la naturaleza y de las distintas estaciones del año, como la vida misma… complementan al calendario “El ritmo de la vida”.

Al incorporar este tipo de material en clase o en casa, estamos evitando la sobreestimulación a la que a veces están sometidos los niños, debido a las luces, los sonidos…

Todos los materiales de Grapat vienen presentados en una cajita de cartón y una bolsa de tela para tenerlo todo recogido.

12 cuencos de 6 cm de diámetro.

GRAPAT DICE:

Las maderas provienen de bosques sostenibles. Utilizamos haya y abedul.

Los tintes son con base agua y no tóxicos que cumplen la normativa europea de la seguridad del Juguete EN/71-3:2014 + A1:2014 / 2013. Trabajar con tintes y no con pinturas acrílicas nos permite seguir teniendo contacto con la madera que es noble y amable. El dibujo de la veta, sus matices y tactos, sus características propias.

El tinte no salta de la madera cuando esta cae al suelo o cuando el tiempo pasa porque penetra muy adentro de la pieza. Alguna vez puede ocurrir que por un exceso de pigmentos alguna pieza pierda algo de color al entrar en contacto con la saliva, no hay problema, son absolutamente seguras y no tóxicas.

Nuestro taller está situado en el campo, y estar cerca de la naturaleza puede hacer que algunos colores tengan variaciones. Depende la humedad o si hay viento el tinte puede impregnar de una forma u otra en la madera.

Cada pieza que pasa por nuestras manos es única, cada una está pintada a mano, con nuestras manos. Y como desde Grapat defendemos el valor de la naturaleza, aceptamos la imperfección, es bella y hace que el material tenga aún más valor.

Para el cuidado o limpieza de las piezas, deben estar en un lugar seco, se puede limpiar con un trapo húmedo y secar en seguida.

Si con el tiempo van apareciendo golpecitos en la madera, pequeñas hendiduras, indicará que el material ha cumplido su función, y desde aquí lo celebramos. Nosotros mismos vamos creciendo y algunas marcas de vida van apareciendo en nuestros cuerpos, es la vida misma.

Todos nuestros materiales cumplen la normativa de la seguridad del Juguete EN71-1-2-3