Entradas

Siguiendo el hilo de los posts dedicados a las matemáticas Montessori, hoy os hablo de las tarjetas, es un material compuesto por tarjetas con números que se utilizan primero para introducir al niño al sistema decimal y después para formar cantidades. Van de la mano de las perlas doradas, os invito a que leáis, si no lo habéis hecho ya, la entrada anterior en el blog: “Introducción al sistema decimal con perlas” que en él explico la importancia de trabajar el sistema decimal antes de iniciar las operaciones aritméticas y como estos dos materiales ayudan al niño a interiorizar estos conceptos abstractos.

 

Las tarjetas se introducen cuando el niño tiene 4 años y medio aproximadamente y después de haber trabajado la introducción con las perlas.

 

La 1ª presentación se hace con una caja que contiene 4 tarjetas con los siguientes números: 

  • Un 1 de color verde.
  • Un 10 de color azul
  • Un 100 de color rojo.
  • Un 1000 de color verde

 

 

La guía coge la caja e invita al niño a trabajar con ella. Coge la tarjeta del 1, se la muestra al niño y le pregunta si sabe cómo se llama, le dirá que es un 1 y la guía la coloca en la mesa, a la derecha.

Coge la siguiente tarjeta, que es el 10, le pregunta si sabe cómo se llama, le dirá que 10. La guía le pregunta cuántos ceros tiene el 10, el niño dirá uno, la guía coloca la tarjeta a la izquierda de la tarjeta del 1.

Coge la tarjeta del 100, tapa con sus dedos los ceros y le pregunta al niño cuántos ceros tiene mientras los destapa, el niño dice 2 ceros y la guía le dice que ese número se llama cien. La coloca al lado del 10.

Coge la tarjeta del 1000, la coloca frente al niño tapando con su mano los ceros y le pregunta. ¿Este es un 1 con cuántos ceros? quita la mano y el niño dice 3 ceros. La guía le dice que ese número se llama mil. Coloca la tarjeta al lado del cien.

Hace lección de 3 periodos haciendo énfasis en el número de ceros que tiene cada cantidad. Podéis leer cómo se hace lección de 3 periodos en esta entrada.

 

La 2ª presentación consiste en formar cantidades.

 

Para esta presentación se utiliza una caja que contiene 4 juegos de tarjetas: números en verde del 1 al 9, números en azul del 10 al 90, números en rojo del 100 al 900 y números en verde del 1000 al 9000.

 

La guía le enseña el material y lo llevan a una alfombra, este material se trabaja en el suelo ya que se necesita bastante espacio y una mesa se queda pequeña. 

Coge todas las tarjetas que están agrupadas en 4 montones y las coloca siguiendo este orden: 1000 100 10 1.

Le señala el 1 y lo nombra, coge las tarjetas que tiene detrás y las coloca debajo del 1 diciendo el número, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9.

Le señala el 10 y le pregunta qué número es, el niño dirá el 10. La guía le dice. “decena. ¿Cuántos ceros tiene?” Coge las tarjetas detrás del 10 y las coloca debajo del mismo diciendo 2 decenas, 3 decenas, etc.

Le señala el 100 y le pregunta qué número es, el niño dirá el número, le pregunta cuántos ceros tiene. Coge las tarjetas y las va colocando debajo diciendo 2 cientos, 3 cientos, etc…

Lo mismo con los miles

 

Cuando sabe todos los números se pasa a formar cantidades, puede ser ese mismo día u otro. No hace falta hacerlo todo el mismo día porque los niños se cansan.

Se hace un proceso similar a las formación de cantidades con las perlas. Se colocan las tarjetas en una alfombra tal como he explicado, la guía se sienta separada de esta alfombra y le va pidiendo al niño que le traiga números, por el momento sólo pedimos de una categoría, por ejemplo; “Tráeme 2 decenas”, siempre le pregunta cuántos ceros tiene la cantidad que le ha llevado.

 

El propósito de este material Montessori es familiarizar al niño con los números grandes y con el sistema decimal. Un pasito más hacia la conquista de las matemáticas.

 

Por Meritxell Blasco Pardos

 Guía Montessori para niños de 3 a 6 años. Formación AMI y psicología

Este año la vuelta al cole ha sido muy diferente. Nuevos protocolos en los colegios, clases burbuja, y nuevos accesorios: mascarillas infantiles. Como ya sabéis son obligatorias para niños y niñas de 6 años en adelante, pero muchos colegios también las recomiendan para alumnos a partir de 3 años a la entrada y salida del colegio, guardándolas en su bolsita mientras los niños están en clase.

 

Nuestros hijos e hijas se han tenido que acostumbrar al gel hidro alcohólico, al lavado de manos constante, a la distancia, a jugar con sus grupos de clase únicamente, y también al uso de las mascarillas higiénicas infantiles. Son las medidas que por ahora nos recomiendan para acabar con la pandemia del covid.

 

No sabemos hasta cuando tendremos que usar estas medidas, pero mientras tanto nosotros lo haremos con la mejor cara posible, y haciéndole ver a nuestros hijos que es algo necesario y positivo, evitando comentarios negativos, por mucho que no nos guste la situación generada por el coronavirus.

 

¿Qué mascarillas han de usar los niños?

Como muchos padres y madres se lo preguntan, la OCU ha creado un decálogo de consejos para ayudar a las familias a elegir las mejores mascarillas para sus hijos e hijas.

 

La OCU recomienda mascarillas higiénicas, con certificación UNE 0065 o UNE 0064. Las primeras garantizan, al menos, un 90% de eficacia de filtración bacteriana, y las segundas el 95%. Se pueden encontrar muchos modelos sin esta certificación, lo cual es legal por ahora, pero la OCU recomienda apostar por las homologadas para asegurarnos su eficacia. Es importante preguntar por su certificación antes de comprarlas y, además, muchos colegios lo tienen como requisito a la hora de que los niños las usen en sus instalaciones.

 

Mascarilla infantil homologada

 

Otro dato importante es su vida útil, es decir, el número de lavados que aguanten. Aunque sean de tela y reutilizables, las mascarillas tienen una vida limitada. La efectividad de estas mascarillas disminuye con cada lavado. Muchas mascarillas a los cinco lavados dejan de ser seguras, así que es un dato fundamental a preguntar antes de comprarlas, pues no debemos de estirar el uso de las mismas tras el número de lavados seguros. Cuanto más lavados duren, además, más económicas nos saldrán por uso, y más respetuosas con el medio ambiente serán.

 

También está la alternativa de las mascarillas desechables certificadas por la norma UNE 0064, pero salen más caras, pues son para un solo uso. Según la OCU, el precio mínimo por unidad (y uso, pues solo se pueden usar una vez) es de 0,45 euros en supermercados, y de 0,50 a más de un euro en algunas farmacias.

 

La OCU ha estudiado que cada familia se puede gastar 3 euros al mes por niño si recurren a las mascarillas higiénicas reutilizables, o 27 euros mensuales por niño si optan por mascarillas de un solo uso. Esto sin tener en cuenta el impacto medioambiental.

 

Por tanto, la elección más adecuada en cuanto a seguridad, sostenibilidad y economía es preferible que sean higiénicas, reutilizables con muchos usos y homologadas.

 

¿Cómo puedo saber que una mascarilla está homologada?

La OCU indica que para saber la certificación del producto, los usuarios han de fijarse en su etiquetado. Las mascarillas higiénicas homologadas no llevan el marcado CE, pero sí la indicación de la norma a la que se ajustan.

 

Es importante saber que no todas las mascarillas que se venden en farmacias  u otros establecimientos cuentan con la certificación. Un sondeo realizado por la OCU en varios establecimientos como tiendas de moda, deportivas o supermercados, ha revelado que venden mascarillas homologadas así como otras que no están homologadas, con lo que es muy importante preguntar por la certificación.

 

“Desde OCU aconsejamos en todos los casos comprar mascarillas homologadas, mascarillas con certificación UNE 0065 o UNE 0064. Es legal llevar otras mascarillas, sin certificaciones, que se venden en todo tipo de establecimientos (en bazares, tiendas de moda e incluso en farmacias), y que en el caso de los niños, pueden resultar más fáciles de encontrar y más atractivas… pero atento: la homologación es, a día de hoy, una garantía”, advierten desde la Organización de Consumidores y Usuarios.

 

 

¿Han de llevar las mascarillas bolsillo para filtros? 

Las mascarillas higiénicas homologadas no necesitan filtros adicionales. En cambio, las mascarillas reutilizables no homologadas, necesitarán llevar o añadirle un filtro para ofrecer una protección extra ante contagios.

 

Nuestras mascarillas higiénicas reutilizables

En Bonicos Montessori contamos con unas fantásticas mascarillas infantiles y de adultos, con homologación UNE 0065, fabricadas en España, reutilizables que pueden lavarse hasta en 81 ocasiones, a un precio muy asequible que hace que cada uso salga a 8 céntimos, respetuosas con el medio ambiente y además con muchos modelos diferentes para todos los gustos, tanto de pequeños como de mayores.

 

Cuidémonos y cuidemos de los nuestros.

La primaria Montessori es fascinante, en mi formación como guía de casa de niños tuve la oportunidad de observar un ambiente de Taller I  y me quedé fascinada. Me enamoré de la forma de trabajar, de observar a los niños y niñas trabajando solos, de forma autónoma, en calma. Ver las presentaciones individuales de la guía y ese fluir tan armónico dentro del aula me enamoró.

Hoy, os traigo una entrevista sobre primaria Montessori a una compañera y amiga, Marcela Moltini, Guía Montessori AMI de Casa de niños y de Taller. Profesora, Pedagoga y Coach de familia en el emprendimiento “Educar con alma, vivir con calma”, donde ayuda a las familias a disfrutar de una crianza respetuosa.

 

  • Marcela, ¿Cómo se estructura la primaria en Montessori?

 

En Montessori la primaria se divide en dos ciclos: Taller I, en el que están los niños y niñas de 6 a 9 años, mezclados. Taller II, donde están los niños/as de 9 a 12 años. Como en Casa de niños, mezclar edades es una oportunidad de aprendizaje tanto para los pequeños como para los mayores.

 

  • ¿Qué asignaturas se ven en cada ciclo?

 

Las asignaturas son las mismas que en la educación tradicional: matemáticas, geometría, lenguaje, arte, música, geografía historia, educación física y una lengua extranjera. En los dos ciclos se ven las mismas asignaturas, la diferencia es el nivel de conocimiento que se da en Taller I y Taller II.

Todas estas áreas están incluidas en Educación cósmica, así llamamos a nuestra primaria, porque el objetivo es educar en un todo, en algo global, donde todas las áreas estén interconectadas y en las que el niño encuentre respuestas a todas las preguntas que él se hace.

 

 

  • Háblanos un poco del sistema de evaluación y el paso de curso.

 

No tenemos un sistema de evaluación tradicional como el hecho de hacer exámenes y actividades que la maestra corrige. Nuestro sistema de evaluación está basado en la observación. Observamos como los alumnos van avanzando y adquiriendo los conocimientos de las distintas asignaturas.

No se corrigen actividades poniendo una nota. Si el niño ha hecho mal una operación  pero conoce el procedimiento se lo hacemos ver.

En las faltas de ortografía, que es algo que también preocupa en la escuela primaria, el procedimiento depende del niño. Al principio del aprendizaje en escritura no corregimos las faltas para no coartar el deseo del niño por escribir y comunicarse a través de la lectoescritura. Si es un niño que ya lleva tiempo escribiendo le damos herramientas, le presentamos las reglas ortográficas u otra actividad del área de lenguaje para que él vaya siendo consciente de la ortografía y de lo importante que es escribir correctamente, respetando los signos de puntuación, para que los demás nos puedan entender.

Es un trabajo de crecimiento entre el niño y la guía. La guía intenta que el niño construya su propio aprendizaje, la corrección no está basada en poner notas ni marcar con rojo donde está el error.

En cuanto al paso de curso, los niños están 3 años en Taller I y 3 años en Taller II que es donde finaliza la primaria. Con 9 años están preparados para pasar a Taller II, pero el paso de un taller a otro no solo es por la edad sino por la preparación académica y el desarrollo evolutivo y emocional del niño. Las guías observan todos estos aspectos y si no ven al niño preparado para pasar hablan con las familias para llegar a un acuerdo y que el niño pueda permanecer unos meses más en taller I, no se hace la repetición de curso como en la escuela tradicional. El objetivo es que el niño afiance sus conocimientos y su seguridad de tal forma que cuando pase a Taller II no fracase. Generalmente, si se ha hecho un buen trabajo a conciencia, donde se ha aportado todo lo que el niño necesita para crecer, estará preparado para pasar, pero como siempre en la vida hay excepciones, y si hay algún niño que por alguna dificultad no está listo no le pasamos porque nuestro objetivo es que los niños sientan que avanzan, que confíen en sí mismos, que vean que los retos que les ponemos los pueden superar. Se tienen en cuenta muchas variables para que la transición sea lo más amena posible.

 

  • ¿Se hacen exámenes? ¿Y deberes?

 

No hacemos exámenes como se entienden en la escuela tradicional, pero los niños viven examinándose a ellos mismos a diario ya que en el ambiente siempre hay nuevos retos que son sus propios exámenes.

Por ejemplo, en matemáticas si están aprendiendo a dividir, ellos mismos se ponen divisiones cada vez más complejas y así ellos se auto retan y se autoevalúan. No hay necesidad de hacer exámenes.

En cuanto a los deberes no son del tipo de mandar tareas para casa como hacer páginas de un libro o cosas así, sino aquellas que implican una responsabilidad del niño para aportar un material o un conocimiento que tiene o investiga en su casa, con el objetivo de enriquecer un trabajo que se está haciendo en clase o bien para sí mismo o bien para todo el grupo.

 

  • ¿Me cuentas un poco acerca de algunas asignaturas?

 

Las asignaturas en Montessori son las mismas que en la enseñanza tradicional, los contenidos son los mismos, simplemente la manera de abordar el conocimiento y los objetivos son diferentes.

En Lenguaje, aprenden a leer y escribir, gramática, historia del lenguaje y de la escritura. El objetivo principal es que el niño se pueda comunicar a través de la escritura y que a través de la lectura pueda interesarse por las cosas que le rodean, mantener la curiosidad y el deseo de aprender. El objetivo no es que conozca tanto la teoría, aunque también se trabaja.

En Biología nuestro objetivo principal es que amen la naturaleza. Las presentaciones no están basadas en que conozcan perfectamente la teoría sino el propósito que sigue cada cosas que estudiamos, por ejemplo, si estudiamos las partes de la flor, nuestro objetivo es que conozcan y sean conscientes que cada parte de la flor aporta algo a la naturaleza que le permite seguir viviendo, seguir creciendo, fortaleciéndose y formando parte de este ecosistema. Que vean que hay una interconexión de todo con todo.

En Historia vemos las distintas etapas de la historia y del universo, pero nuestro objetivo principal es el hombre. Nos interesa todo lo que el hombre ha aportado a la sociedad de manera arbitraria, sin enfocarnos tanto en el suceso sino en lo que se ha aportado. También hacemos hincapié en qué cosas el hombre no está haciendo bien en relación al planeta y al universo. La diferencia principal es ésta ya que los contenidos son los mismos. A medida que avanzamos los contenidos son mayores, vamos revisando los ya adquiridos pero de manera muy sencilla para poder avanzar. No permanecemos tanto en los contenidos ya vistos como en la escuela tradicional que todos los años ven lo mismo con un poquito más. Hacemos que el contenido ya adquirido se arraigue, que el niño lo construya y le quede bien asentado para poder avanzar, aunque esto suponga no ver tanta materia.

 

  • ¿Qué es lo que más te gusta de Taller?

 

Actualmente hay mucha gente ayudando a los demás a encontrar su pasión y que trabajen según sus talentos. Lo que más me enamoró de Taller es que está en unión con esta búsqueda. El objetivo final de primaria Montessori es que el niño empiece a encontrar su misión cósmica, empiece a descubrir sus talentos, sus pasiones y cómo él va a devolverle a la humanidad lo que ella le está aportando a él ahora. Esto se cierra en la adolescencia pero el objetivo de las guías de Taller es éste, que los niños encuentren sus pasiones, sus talentos, que vean como pueden brillar, que sepan en lo que ya están brillando y puedan empezar a recorrer el camino para encontrar su misión cósmica, esto es sin duda, lo que más me enamoró de Taller.

 

  • ¿Por qué recomendarías una Primaria Montessori?

 

Recomiendo una Escuela Montessori porque los niños van a explorar las distintas áreas con autonomía, independencia, libertad y responsabilidad, con lo que van a crecer en estos aspectos de personalidad tan importantes en el ser humano. Van a poder dar sus opiniones libremente y se van a dar cuenta que no todo el mundo tiene su misma opinión. Van a aprender a sociabilizar de una manera óptima. Por supuesto, van a descubrir su pasión y sus talentos como ya he dicho antes.

Montessori es una filosofía de vida, no es sólo una metodología de aprendizaje, por tanto, hay una pieza muy importante que es la familia y si desde la misma no se ayuda a los niños a vivirla, muchas de las oportunidades que como guías les damos se verán truncadas. Yo recomiendo a los padres que  lleven a sus hijos a una escuela Montessori porque creen en esta filosofía y la llevan a cabo en su casa, y no porque está de moda o porque los dueños de Facebook o Google estudiaron en ella u otros personajes famosos.

Puede que no sea fácil al principio, pero acompañados por la guía podrán salir de su zona de confort y de esa manera de educar basada en premios y castigos, para hacerlo en una basada en seguir al niño.

 

Muchas gracias Marcela, ha sido un placer hablar contigo y que nos des esta información tan actual y tan bonita para poder decidirnos por una escuela Montessori.

Si queréis contactar con ella podéis hacerlo a través de su correo: marcelamoltini@gmail.com

 

Por Meritxell Blasco Pardos

 Guía Montessori para niños de 3 a 6 años. Formación AMI y psicología

Los resaques metálicos son un material Montessori que pertenece al área de lenguaje, concretamente al lenguaje escrito. La escritura es una acción muy compleja que necesita ciertas habilidades, divididas en dos categorías:

  • Físicas: habilidades de la mano
  • Mentales: habilidades de la mente.

Voy a centrarme, en este post, en las habilidades físicas que necesita un niño para que esté preparado para escribir, y son las siguientes:

  • Control y coordinación de movimiento.
  • La ligereza de toque que ayuda al control de la presión del lápiz y previene la fatiga.
  • La mano debe adaptar su movimiento al espacio disponible.
  • La habilidad para trazar la forma de la letra.

Para desarrollar estas habilidades físicas María Montessori creó varios materiales, uno de ellos son los Resaques Metálicos (RM), que son una preparación directa de la mano y la muñeca para la escritura.

La preparación de la mano no tiene nada que ver con el proceso mental necesario para escribir. La inteligencia discrimina y elige los símbolos pero si la mano no está bien entrenada el proceso mental se hace más difícil y lento, no son dos procesos directamente conectados, se necesita una preparación de la mano para que la inteligencia pueda expresarse.

Los RM se pueden introducir a partir de los 3 años y medio o 4, pero antes hay que dar suficiente preparación con otros materiales y no hay que esperar resultados preciosos con ellos desde el principio, esto llegará con la práctica.

DESCRIPCIÓN Y FORMA DE USO DE LOS RESAQUES

Los RM son dos plataformas con una inclinación hacia el frente, en cada una de ellas se colocan 5 resaques compuestos  de un marco y de una figura geométrica que se coloca dentro del marco. Son 10 resaques:

  • En la 1ª plataforma están las siguientes figuras: cuadrado, triángulo, rectángulo, trapecio y pentágono.
  • En la 2ª plataforma: círculo, óvalo, elipse, triángulo curvilíneo y cuadrifolio.

Necesitamos también, hojas de papel blanco y de colores cortadas 14×14. Lápices de colores con la punta afilada para poder trazarlos.

¿Cómo se los presentamos al niño?

No os cuento la presentación tal cual se hace en un ambiente Montessori porque no os va a funcionar en casa, ya que es un ambiente familiar para el niño en el que no acepta tantas reglas.

Se toma un resaque, el que le apetezca al niño, pero preferiblemente empezar por el círculo, elipse u óvalo, porque los primeros trazos de los niños son circulares. Se toma una hoja y colores (en un aula Montessori cogemos sólo 3 colores por resaque).

Se trata de colocar la figura y trazarla, tanto con el marco como con el resaque, se pueden ir haciendo distintas posiciones con ellos y haciendo distintos dibujos. Cuando ya sabe y domina el trazo del contorno de algunas figuras puede empezar a decorarlas por dentro trazando líneas rectas de arriba abajo, muy juntas, más separadas, líneas en horizontal. Se pueden juntar 2 o más resaques y hacer composiciones que se rellenan por dentro con líneas u otros trazos, pero no es conveniente pintarlos con caras, flores, etc. sino que sean dibujos geométricos para que el material cumpla su objetivo.

Ejemplo izquierda: Se traza el contorno con dos líneas de distinto color y se rellena con movimientos de arriba a abajo cortos y continuos.

Ejemplo derecha: Se traza una figura con dos líneas de distintos color. Se trazan líneas verticales, de arriba a abajo, sin salirse del contorno, comenzando por el lado izquierdo.

 

Si el niño siente deseo de dibujar se le da otro papel en blanco en el que dibuja libremente lo que quiere, y esto es muy adecuado hacerlo para que el niño exprese y libere emociones. Una recomendación ante los dibujos libres de los niños, es no preguntarles qué han dibujado ya que si son pequeños no dibujan queriendo hacer nada en especial, y si son de edad escolar ya se verá claramente lo que han dibujado. Permitir que el dibujo libre  sea una mera expresión de sus estados y emociones, sin preguntar, sin juzgar. Y, en Montessori, somos contrarios a la idea de colorear dibujos ya trazados.

Por tanto, son dos ejercicios distintos, con propósitos distintos, el dibujo artístico y libre es para expresar emociones los resaques son para ejercitar la muñeca y adquirir el control muscular de la mano para obtener la ligereza de trazo, aunque también son creativos.

Ejemplo arriba: Se traza la misma figura en dos posiciones diferentes, con dos colores diferentes. Se rellena libremente. En este caso hemos cogido el cuadrifolio.

Ejemplo abajo: Se traza la misma figura con dos posiciones diferentes, de colores diferentes. Se rellenan libremente.

Ejemplo arriba: Tres figuras diferentes con los colores que quieran. Se rellenan con los trazos que los niños ya conocen. En este caso hemos trazado el cuadrado, círculo y cuadrifolio.

Ejemplo abajo: El mismo resaque, en este caso el círculo, trazado en 4 o 5 posiciones, el contorno se dibuja con lápiz y las separaciones se van rellenando con distintos trazos.

 

Cuando tienen varias hojas de 14×14 con resaques creados por ellos se puede hacer un librito poniendo una tapa que el niño decora.

Como material Montessori para tener en casa me parecen ideales porque suelen gustar mucho a los niños y les ayuda muchísimo en su concentración y creatividad, además de conseguir los objetivos ya mencionados.

 

Si quieres comprarlos pincha aquí.

 

Por Meritxell Blasco Pardos

 Guía Montessori para niños de 3 a 6 años. Formación AMI y psicología.

Sabemos que os gustan los sorteos, por eso hoy os queremos presentar uno muy especial.

Para celebrar el 33 cumpleaños de Marta Prada de Pequefelicidad hemos organizado el super sorteo de una mesa de luz A3 de Tickit.

Esperamos que os guste la sorpresa, animaros a participar que si no es mucho más dificil que os toque dice Marta con toque de humor.

Para participar debéis seguir en instagram a:

  • https://instagram.com/bonicos_montessori/
  • https://www.instagram.com/pequefelicidad/
  • Dar un me gusta a la publicación de pequefelicidad
  • Comenta etiquetando a dos amigos.

Sigue todo en el perfil de instagram de Pequefelicidad.

El sorteo finaliza el 12 de Junio a las 23:59 hs

El sorteo será válido para el territorio nacional.

 

SUERTE!!!

 

Necesidades educativas especiales (NEE) es un término que incorporó la Ley española de Educación de 1990 (LOGSE) y se refiere a los apoyos y ayudas que necesitan los alumnos/as que tienen necesidades especiales en su enseñanza.

Las NEE no están siempre relacionadas con una dificultad de aprendizaje, también pueden presentarse porque el alumno aprende más rápido o por otras situaciones específicas.

El artículo 73 de la LOGSE dice: “El alumnado con NEE es aquel que requiera, por un periodo de su escolarización o a lo largo de toda ella, determinados apoyos y atenciones educativas específicas derivadas de discapacidad o trastornos graves de conducta”. Esta definición se actualizó en 2017 haciendo referencia a: “aquel que requiere, por un periodo de su escolarización o a lo largo de toda ella, atención específica, derivada de diferentes grados y tipos de capacidades personales de orden físico, psíquico, cognitivo o sensorial”.

 

Entendemos por discapacidad intelectual cuando el niño/a tiene limitaciones en algunas habilidades y aunque en determinados entornos funcionan mejor, les cuesta más aprender, comprender y comunicarse. Las soluciones que ofrece el sistema educativo tradicional son adaptaciones curriculares, es decir, el alumno es detectado por la tutora y evaluado por la orientadora escolar que le pasa unas pruebas de inteligencia, de habilidades cognitivas y de nivel. Con estas pruebas determina su grado de inteligencia, sus habilidades y en qué nivel educativo se encuentra. Por ejemplo, un niño que está cursando 5º de primaria puede que a nivel de contenidos esté en un nivel de 2º de primaria. Para que el niño se adapte al sistema se elabora una “adaptación curricular” en la que se crean contenidos adecuados a su nivel. Suelen salir a refuerzo con la profesora de pedagogía terapéutica (pt) y se les suele evaluar con pruebas acordes a estos contenidos.

 

Entendemos por altas capacidades o superdotación intelectual:

  • Capacidad intelectual superior a la media, tanto en habilidades generales como específicas.
  • Capacidad superior para resolver problemas.
  • Pensamiento divergente, es el tipo de pensamiento que genera ideas creativas y que es capaz de encontrar múltiples soluciones  a un problema.
  • Alta memoria.
  • Gran curiosidad y deseo constante por aprender.
  • Desarrollo madurativo precoz y desarrollo elevado de habilidades motrices, atencionales, comunicativas y lingüísticas.
  • Gran capacidad de argumentar y preguntar.

 

 

Las soluciones que ofrece el sistema educativo tradicional son las adaptaciones curriculares, lo mismo que en el retraso escolar pero al contrario, elaborando materiales de niveles superiores y el niño/a permanece en su grupo de clase. Y la aceleración, avanzarlos un curso o más para compensar, con lo cual el niño/a está en clases de niveles superiores.

También hay NEE por discapacidad física, auditiva, visual, autismo, problemas graves de conducta, de desarrollo, trastornos de comunicación o trastornos mentales. En todos ellos se intenta que el alumno permanezca en su grupo de clase adaptando su currículum, previa evaluación psicopedagógica y salvando las barreras que pueda tener por su discapacidad.

Después de esta exposición de lo que formalmente está considerado como NEE y sabiendo lo que hace la escuela tradicional paso a exponer qué hace Montessori al respecto.

 

             Área Lenguaje Montessori

Montessori puede admitir a cualquier tipo de niños/as. En un ambiente Montessori conviven juntos los niños de 3 a 6 años en infantil, de 7 a 9 en Taller I y de 10 a 12 en taller II, es decir la primaria. De la misma forma que conviven distintas edades  también conviven las distintas etapas de desarrollo y ritmos. Estas diferencias no son notorias entre los alumnos, los niños que van por detrás del ritmo “normal” o por delante no tienen que salir del aula a refuerzo, no llevan unos libros distintos, no se examinan con distintas pruebas, ya que en Montessori no hay ni libros ni exámenes. Los niños son evaluados por medio de su trabajo diario y de la observación de la guía.

La pedagogía  Montessori es una filosofía de vida que se acompaña en casa, tiene como propósito más importante que el niño/a sea autónomo y se guíe por su yo interno y por lo que necesita aprender en cada momento, por tanto, si hay un niño que con 6 años le interesan las letras irá a buscarlas pero si aún no está preparado buscará otra cosa, y si hay un niño de 4 años que le interesan las letras se le permitirá escoger ese material y se le presentará. Es decir, cada niño dentro del aula va eligiendo lo que necesita para su desarrollo, siempre con la atención de las guías que observan al niño y presentan los materiales adecuados para ellos.

El formato del aula es distinto, no están todos los niños sentados en sillas y pupitres frente a la pizarra sino que pueden moverse libremente por el ambiente, en el que no hay sillas y mesas para todos porque hay materiales que se trabajan en el suelo con alfombras. Las lecciones de las guías es lo que se llama “presentaciones”, son individuales y en ellas la guía le muestra al niño/a cómo utilizar un material o le explica un concepto. Por tanto, cuando el niño entra en el aula tiene todos los materiales que ya conoce a su alcance y puede escoger el que más le interesa en ese momento.

Entonces, no hay problemas derivados de la comparación entre iguales, tanto si el niño lleva retraso como si va por delante, debido a que los niños están acostumbrados a ver que cada uno elige el material que desea y va a su propio ritmo. Personalmente creo que es mejor un ambiente Montessori para los niños que tienen alguna necesidad especial a la hora de aprender.

 

Tablero de la resta Montessori

Entiendo que es difícil de asumir para los padres el hecho que sus hijos tengan alguna necesidad especial, ya que somos adultos educados en la comparación y en la competitividad y siempre queremos que nuestros hijos sean mejores, pero hay que tener mucho cuidado con no trasladar esto a los niños. Tanto desde las familias como desde las escuelas tenemos un gran reto por delante, eliminar las comparaciones, aceptar a los demás como son, sin juzgar al que va por delante o por detrás de lo considerado “normal”, no favorecer la competitividad en entornos educativos y respetar el ritmo natural de cada niño.

Todos los niños del mundo necesitan lo mismo: que se respete su ritmo, que se les acepte y que se les ame.

 

Por Meritxell Blasco Pardos

 Guía Montessori para niños de 3 a 6 años. Formación AMI y psicología.

EDUCACIÓN MONTESSORI

 

Gracia y cortesía es una sección de actividades dentro de vida práctica, que tiene que ver con el comportamiento del niño dentro del ámbito social.

María Montessori veía al niño como un ser completo, no esperaba que el niño se convirtiera en adulto para que aprendiera a comportarse de forma correcta en sus relaciones sociales, ya que el niño por naturaleza es social. Creía que los niños nacen con un estado de gracia y, por tanto, lo único que hay que hacer es mantener ese estado natural.

 

Gracia es un concepto relacionado con el movimiento y con la economía del movimiento, necesaria para realizar ciertas actividades. Es la acción que emana desde el interior del hombre permitiéndole realizar una tarea sin movimientos superfluos.

 

Cortesía es el conjunto de acciones llevadas a cabo en beneficio de los demás. Significa salir de ti mismo actuando desde el corazón, y qué momento más importante para ser cortés que cuando tu corazón es más puro, cuando eres niño y actúas desde la espontaneidad. La cortesía es algo que emana naturalmente del niño cuando se le ha permitido un desarrollo natural ya que la naturaleza del niño es mostrar su afecto con el corazón.

 

Juntos, gracia y cortesía, expresan el verdadero espíritu del ser humano y crean una atmósfera de amabilidad alrededor de la persona. Son una serie de ejercicios que embellecen nuestras relaciones sociales, ayudando al niño a saber cómo y cuándo responder adecuadamente a los diferentes contextos sociales.


Amigos descansando después de clase

 

 

El propósito de las lecciones de gracia y cortesía es ayudar al niño en su tarea de auto construcción y en el proceso de adaptación a su cultura. Son herramientas valiosísimas en sus relaciones sociales. Es muy agradable vivir con una persona cortés y muy desagradable vivir con una que no lo es. Debemos mostrar a los niños las actitudes que les guíen hacia relaciones sociales armónicas y darles reglas de cortesía generales que les sean útiles.

El adulto es el modelo a imitar y necesita hacer una profunda introspección y análisis de sus movimientos, comportamientos y formas en las que se dirige a los niños y a otros adultos.

Con estos ejercicios el niño adquiere consciencia y armonía sobre su cuerpo y mente. Son actividades del mundo real que le enseñan a manejar sus deseos, su función en la sociedad, a definir sus conceptos de equidad y a alcanzar su necesidad de imitar el mundo de los adultos. Los niños se sienten cómodos en ambientes armónicos y amables.

Estas actividades se les muestran a los niños en pequeños grupo (3 o 4 niños) o si lo requiere el momento también se le puede mostrar  a un niño solo. Las presentaciones son:

  • Saludarse y presentarse o presentar a otro.
  • Bostezar, estornudar, toser.
  • Sonarse la nariz.
  • Decir buen provecho.
  • Dejar pasar y pedir paso.
  • Recoger algo que se le ha caído a una persona.
  • Pedir ayuda.
  • Invitar a alguien a sentarse.
  • Ofrecer algo a alguien.
  • Servir té o café a las visitas.
  • Escuchar.
  • Dar y recibir cumplidos.
  • Pedir disculpas.

Si nos damos cuenta estas presentaciones son como un pequeño curso de habilidades sociales, adaptadas a niños de 3 a 6 años, son cosas muy básicas que se deberían aprender en los hogares, pero no siempre sucede así. Si desde pequeños tenemos este repertorio de habilidades aprendidas e interiorizadas, nuestras relaciones sociales serán más satisfactorias, porque no nos quedaremos en estas presentaciones, nuestra habilidad social irá a más, esta base nos dará la capacidad de aprender habilidades sociales más complejas como la asertividad y el saber decir que no, entre otras.

En general, todo el área de vida práctica significa mantener unas buenas relaciones contigo mismo, con el ambiente y con los que te rodean.

GUÍA PARA QUE PUEDAS TRANSFORMAR TU AULA.

 

Si me pongo a soñar acerca de cómo me gustaría que fuera el sistema educativo público me viene a la mente Montessori, será porque soy una enamorada de esta pedagogía, aunque soy consciente que no le gusta a todo el mundo. Entonces, pienso en escuelas públicas con libertad de elección en cuanto a la pedagogía que siguen, eso sería ideal, poder elegir un cole para tus hijos que dependa más de su metodología y no tanto de otros factores.

Hoy quiero escribir sobre cómo es un cole Montessori y cómo se podría adaptar a nuestro sistema público, ya hay aulas y maestras que están haciendo ese cambio.

IMG-20150831-WA0001

Un cole Montessori necesita, lo primero, maestras formadas en la pedagogía, así pues deberían ser Guías formadas, o al menos tener algún tipo de formación al respecto, es lógico, como cualquier otra disciplina necesita una formación, ya que para poder ejercer se necesita una gran transformación interior que se lleva a cabo durante la formación de Guía. Se necesita un cambio de la mirada hacia los niños y niñas. Se necesita una mayor confianza en ellos, y por tanto, estar preparada para darles mayor libertad y autonomía de la que se les permite en la escuela tradicional. Os cuento un ejemplo real, el otro día me contaba una amiga que su hijo de 1º de Primaria, casi 7 años,  no se pudo limpiar al ir al baño porque se le había olvidado coger el papel. ¿Cómo? me extrañé yo. -¿No tenéis papel en el baño? – No -le dijo él – el papel está en el aula y allí lo cogemos para ir al baño. ¡¡¡Menuda sorpresa la mía!!! ¿Cómo entendemos esto? Los niños de 1º de primaria parece que no están preparados ni se confía en ellos para que tengan papel en los baños, supongo por si hacen mal uso de él, esto es una falta de libertad y de confianza tremenda. Esto hace que en etapas posteriores estén tan contenidos los niños que cuando les das un poco de libertad se revolucionen porque no saben qué hacer con ella, no saben gestionarla. Esto no ocurre en un aula Montessori. Los niños desde los 3 años van solos al baño y cuando lo necesitan, sin pedir permiso, y tienen a su alcance todo lo necesario para su aseo personal. Este es sólo un ejemplo pero podría poner muchos más.

Para poder cambiar la mirada hacía el niño se necesita una gran transformación interior. Lo primero es la preparación del adulto que acompaña a los niños. Una vez la maestra está preparada para el cambio nos ponemos manos a la obra. Montessori necesita la mezcla de edades para que se dé una socialización más rica entre los niños, en la etapa de infantil, es decir, de los 3 a los 6 años, los niños están juntos y a ese aula la llamamos “Casa de niños”, viene de la “Casa dei bambini” que María Montessori creó para los niños con los que inició su método. Se trataba de hacer un aula en la que los niños se sintieran como en su propia casa, era realmente una casa de niños, donde todo está a su alcance y pensado para ellos. En el sistema público actual no es posible mezclar edades, así que tendríamos que adaptar cada aula y poner material adecuado para cada edad, se puede hacer aunque no es lo ideal porque se pierden los beneficios, cómo los de 6 años ayudan a los de 3 y se pierde el que cada niño lleve su propio ritmo porque es posible que uno de 4 necesite un material de menos edad o de más.

El siguiente punto sería recomponer la estructura del aula, fuera tantas sillas y mesas, no una por niño y no cada mesa marcada con el nombre del niño. Lo ideal es que haya 1/3 de mesas de los niños que hay en clase, por ejemplo, para 25 niños unas 8 mesas. Sillas sí que habrá una para cada niño pero no es necesario ponerlas todas, ya que es más importante que haya espacio para moverse libremente por el aula y tanto mueble que dificulta el movimiento, además, será poco probable que estén todos los niños sentados al mismo tiempo trabajando, hay muchos materiales que se trabajan en alfombras en el suelo. En el único momento que se necesita estar todos sentados con la guía o maestra lo hacemos en el suelo, y son los momentos de asamblea.

Otras características que debería tener el ambiente ideal y que podemos intentar conseguir en la medida de lo posible son:

  •   Un ambiente bello y limpio.
  •  Con luz natural y paredes de color blanco
  •  Con salida al exterior de forma libre, no al patio, sino a una terracita donde estén algunos materiales de vida práctica.
  • Sólo se pone un material de cada, para que los niños aprendan a esperar cuando otro lo esté usando.
  • Todo ordenado siguiendo las áreas que luego os cuento.
  • Todo al alcance de los niños.
  •  No se usan materiales de plástico ni de juguete, todo es real para que el niño sepa cuidar de ellos. Las jarras y vasos para beber agua son de cristal, si se rompen, se recogen y se limpia, para ello está el adulto custodiando. Los niños así aprenden a tratar los materiales más frágiles.

En Montessori tenemos 4 áreas básicas donde se incluyen todos los materiales y aspectos a trabajar con el niño, son: vida práctica, sensorial, lenguaje y matemáticas. El aula deberá estar ordenada según estas 4 áreas. No voy a extenderme en materiales porque ya escribí un post sobre esto: “Material Montessori por edades

1. Vida práctica.

Son los primeros materiales que se muestran a los niños cuando entran al ambiente con 2 años y medio o 3. Son ejercicios para mantener el ambiente limpio, aseo personal, gracia y cortesía (relaciones sociales) y ejercicios de trasvase de líquidos y sólidos. También incluimos todo lo relacionado con arte y educación plástica.

WP_20150823_13_42_08_Pro

2. Sensorial

Es todo aquel material que le ayuda al niño a trabajar con sus sentidos, tiene el propósito de desarrollar sus percepciones sensoriales y refinarlas. Pondremos material para cada uno de los sentidos y dependiendo del aula adaptado a la edad, ya que no será posible la mezcla de edades. Incluimos aquí también geografía e historia.

WP_20150823_13_43_07_Pro

3. Lenguaje. Son los materiales destinados a la adquisición y perfeccionamiento del lenguaje oral y posteriormente escrito. Empezamos con materiales destinados al enriquecimiento del vocabulario, después lenguaje escrito y lectura, el fin último de la lectura será la comprensión lectora. Estos materiales los elabora la guía en función de su aula.

WP_20150823_13_43_35_Pro

4. Matemáticas. Es el área que se trabaja más tarde ya que los niños suelen estar preparados para las matemáticas a partir de los 5 años, por lo tanto hasta el aula de 2º de infantil no haría falta poner mucho material de matemáticas. El material de las distintas áreas hay que elaborarlo o comprarlo, cada material tiene una forma precisa de presentárselo al niño. Como ya he dicho antes, se tiene sólo un material de cada por aula. En esta entrada no puedo contar qué materiales tendremos que elegir para cada aula y como presentarlos porque sería muy extenso.

WP_20150823_13_41_16_Pro

Si estás interesada en dar un cambio Montessori a tu aula puedes contactar con nosotros y podemos orientarte personalmente.

Para mí, lo más importante en un aula Montessori es la mirada al niño, la forma de acompañarle en su día a día.

  • Los niños van entrando al aula por la mañana conforme llegan, no se hace asamblea todos los días, cuando llegan la guía saluda y el niño ya se dirige a elegir el material con el que quiere trabajar.
  • Un día a la semana o en los momentos que se necesite la guía reúne a todo el grupo y hacen asamblea para hablar de aspectos que se necesiten tratar.
  • No hay castigos ni recompensas. Los castigos no funcionan y degradan al niño. Las recompensas no son necesarias porque el niño se da cuenta por sí sólo de las cosas que va haciendo bien, y eso ya es en sí mismo una recompensa intrínseca para él.
  • El material Montessori es auto correctivo, es decir, si el niño no lo hace bien el mismo material se lo indica y probará a hacerlo de nuevo hasta que le salga, es un material que invita a la repetición y a la concentración, por lo tanto, no se corrige nunca a los niños porque cuando estén preparados para ver su error lo verán por ellos mismos y si no están preparados de nada sirve corregirles.
  • La guía debe conocer todo el material y saber cómo se utiliza y cómo presentarlo al niño.
  • Las presentaciones son individuales. La guía, mediante la observación previa y la edad del niño, elige qué materiales pueden ser aptos para cada niño. Debe de tener un registro de cada niño con todos los materiales e ir indicando cuales le ha mostrado y si los tiene superados o no, es una forma de ver el progreso del niño.
  • No se le evalúa ni se le dan notas numéricas, pero sí que la guía lleva un registro de lo que va trabajando cada niño para posteriormente informar a los padres o para las evaluaciones del centro.
  • ¿Cómo se hace una presentación? La guía llama al niño y le pide que le acompañe a la estantería donde está el material que le va a mostrar. Le pide al niño que lo coja y lo lleve a una mesa o alfombra. Allí la guía, le muestra con movimientos lentos y precisos cómo se utiliza, después le pide que lo haga él. Mientras el niño lo hace ella puede irse y dejarle sólo con el material. Así va haciendo presentaciones individuales a cada niño.
  • Los niños eligen libremente qué material hacer, siempre y cuando se les haya presentado. Tienen libertad de movimiento, de elección de trabajar o no, de ir al baño, de comer y beber cuando quieran. No hay un horario de almuerzo, en el aula hay un espacio destinado a almorzar y allí se pone una bandeja con el almuerzo del día y el agua. Cada niño va a almorzar cuando lo necesite.

WP_20150823_13_43_21_Pro

Para finalizar y a modo de resumen unas pinceladas de cómo sería el manejo diario del aula:

  • Acercarse al niño con una actitud positiva cada nuevo día, da igual lo que haya pasado otros días con un niño en concreto.
  • Reconocer que cada niño es diferente.
  • Respetar la dignidad de los niños, hablándoles de forma adecuada y si hay que hacer algún comentario a su comportamiento hacerlo en privado.
  • Mostrar satisfacción con el progreso del niño.
  • Ayudarles sólo cuando nos lo piden.
  • Creer y confiar en el niño.
  • No compararles.
  • Observar, esperar y actual. No reaccionar.
  • Siempre interrumpir y re-direccionar conductas disruptivas. Los niños necesitan del adulto para gestionar sus conflictos. Necesitan un modelo adecuado de comportamiento ante los conflictos.
  • Ponerse a nivel del niño, manteniendo el contacto visual y hablando en voz cálida y suave.
  • Evalúate a ti misma al final del día.
  • La duración ideal del tiempo de clase son 3horas por la mañana.
  • Promueve la independencia de los niños.
  • Establece límites desde el primer día y sé coherente con ellos.

Creo que aquí os he mostrado unas pinceladas sobre cómo se aplica Montessori, soy consciente que falta mucha información pero me resulta imposible contarlo todo porque sería muchísima información de golpe. Me encantaría saber que en muchos colegios las aulas de infantil se van transformando en aulas en las que los niños pueden moverse y trabajar de formas distintas. Donde no hay castigos y donde no están sentados haciendo fichas, dónde no tienen que pedir permiso para ir al baño y pueden elegir si sentarse o estar de pie y dónde sentarse. Si no es Montessori que sea otra pedagogía pero ojalá vayamos, entre todos, cambiando la forma de relacionarnos con nuestros niños, ellos lo esperan así de nosotros. Cualquier duda o si necesitáis más información no dudéis en poneros en contacto con nosotros.


ENVÍO EN 24/48H

(Una vez realizado el pedido para envíos a península)


PAGO SEGURO

(Transferencia, tarjeta de crédito o paypal)


ENVIO 3,90€ (PENÍNSULA)

(envío gratuito pedidos superiores 75€) (Península) PARA ENVÍOS A CANARIAS, CONSULTAR



SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES

            

Suscríbete a nuestro boletín