Los resaques metálicos son un material Montessori que pertenece al área de lenguaje, concretamente al lenguaje escrito. La escritura es una acción muy compleja que necesita ciertas habilidades, divididas en dos categorías:

  • Físicas: habilidades de la mano
  • Mentales: habilidades de la mente.

Voy a centrarme, en este post, en las habilidades físicas que necesita un niño para que esté preparado para escribir, y son las siguientes:

  • Control y coordinación de movimiento.
  • La ligereza de toque que ayuda al control de la presión del lápiz y previene la fatiga.
  • La mano debe adaptar su movimiento al espacio disponible.
  • La habilidad para trazar la forma de la letra.

Para desarrollar estas habilidades físicas María Montessori creó varios materiales, uno de ellos son los Resaques Metálicos (RM), que son una preparación directa de la mano y la muñeca para la escritura.

La preparación de la mano no tiene nada que ver con el proceso mental necesario para escribir. La inteligencia discrimina y elige los símbolos pero si la mano no está bien entrenada el proceso mental se hace más difícil y lento, no son dos procesos directamente conectados, se necesita una preparación de la mano para que la inteligencia pueda expresarse.

Los RM se pueden introducir a partir de los 3 años y medio o 4, pero antes hay que dar suficiente preparación con otros materiales y no hay que esperar resultados preciosos con ellos desde el principio, esto llegará con la práctica.

DESCRIPCIÓN Y FORMA DE USO DE LOS RESAQUES

Los RM son dos plataformas con una inclinación hacia el frente, en cada una de ellas se colocan 5 resaques compuestos  de un marco y de una figura geométrica que se coloca dentro del marco. Son 10 resaques:

  • En la 1ª plataforma están las siguientes figuras: cuadrado, triángulo, rectángulo, trapecio y pentágono.
  • En la 2ª plataforma: círculo, óvalo, elipse, triángulo curvilíneo y cuadrifolio.

Necesitamos también, hojas de papel blanco y de colores cortadas 14×14. Lápices de colores con la punta afilada para poder trazarlos.

¿Cómo se los presentamos al niño?

No os cuento la presentación tal cual se hace en un ambiente Montessori porque no os va a funcionar en casa, ya que es un ambiente familiar para el niño en el que no acepta tantas reglas.

Se toma un resaque, el que le apetezca al niño, pero preferiblemente empezar por el círculo, elipse u óvalo, porque los primeros trazos de los niños son circulares. Se toma una hoja y colores (en un aula Montessori cogemos sólo 3 colores por resaque).

Se trata de colocar la figura y trazarla, tanto con el marco como con el resaque, se pueden ir haciendo distintas posiciones con ellos y haciendo distintos dibujos. Cuando ya sabe y domina el trazo del contorno de algunas figuras puede empezar a decorarlas por dentro trazando líneas rectas de arriba abajo, muy juntas, más separadas, líneas en horizontal. Se pueden juntar 2 o más resaques y hacer composiciones que se rellenan por dentro con líneas u otros trazos, pero no es conveniente pintarlos con caras, flores, etc. sino que sean dibujos geométricos para que el material cumpla su objetivo.

Ejemplo izquierda: Se traza el contorno con dos líneas de distinto color y se rellena con movimientos de arriba a abajo cortos y continuos.

Ejemplo derecha: Se traza una figura con dos líneas de distintos color. Se trazan líneas verticales, de arriba a abajo, sin salirse del contorno, comenzando por el lado izquierdo.

 

Si el niño siente deseo de dibujar se le da otro papel en blanco en el que dibuja libremente lo que quiere, y esto es muy adecuado hacerlo para que el niño exprese y libere emociones. Una recomendación ante los dibujos libres de los niños, es no preguntarles qué han dibujado ya que si son pequeños no dibujan queriendo hacer nada en especial, y si son de edad escolar ya se verá claramente lo que han dibujado. Permitir que el dibujo libre  sea una mera expresión de sus estados y emociones, sin preguntar, sin juzgar. Y, en Montessori, somos contrarios a la idea de colorear dibujos ya trazados.

Por tanto, son dos ejercicios distintos, con propósitos distintos, el dibujo artístico y libre es para expresar emociones los resaques son para ejercitar la muñeca y adquirir el control muscular de la mano para obtener la ligereza de trazo, aunque también son creativos.

Ejemplo arriba: Se traza la misma figura en dos posiciones diferentes, con dos colores diferentes. Se rellena libremente. En este caso hemos cogido el cuadrifolio.

Ejemplo abajo: Se traza la misma figura con dos posiciones diferentes, de colores diferentes. Se rellenan libremente.

Ejemplo arriba: Tres figuras diferentes con los colores que quieran. Se rellenan con los trazos que los niños ya conocen. En este caso hemos trazado el cuadrado, círculo y cuadrifolio.

Ejemplo abajo: El mismo resaque, en este caso el círculo, trazado en 4 o 5 posiciones, el contorno se dibuja con lápiz y las separaciones se van rellenando con distintos trazos.

 

Cuando tienen varias hojas de 14×14 con resaques creados por ellos se puede hacer un librito poniendo una tapa que el niño decora.

Como material Montessori para tener en casa me parecen ideales porque suelen gustar mucho a los niños y les ayuda muchísimo en su concentración y creatividad, además de conseguir los objetivos ya mencionados.

 

Si quieres comprarlos pincha aquí.

 

Por Meritxell Blasco Pardos

 Guía Montessori para niños de 3 a 6 años. Formación AMI y psicología.


PAGO SEGURO

(Transferencia, tarjeta de crédito o paypal)


ENVIO 3,90€ (PENÍNSULA)

(envío gratuito pedidos superiores 75€) (Península y Portugal, salvo islas) PARA ENVÍOS A CANARIAS, CONSULTAR

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER:



SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES            


CONTACTA CON NOSOTROS  Tlf: 651 90 90 92  /   info@bonicos.es


CONDICIONES GENERALES  Tlf: 651 90 90 92  /   info@bonicos.es