tablas de seguin montessori

 

La elección de colegio para nuestros hijos es un tema complicado y muchas veces no tenemos a nuestro alcance la opción que más nos gustaría, no sólo por motivos económicos sino por cercanía, por no estar totalmente seguros con respecto al centro, o mil motivos más.

 

Puede ser que te encante la filosofía montessori pero tus hijos vayan a otro tipo de colegio, y te preguntes si es útil  reforzarles su aprendizaje en casa con material montessori, la respuesta es SI, siempre sí. Al contrario de lo que se piensa, el material Montessori no va a cambiarles la forma de aprender sino que va a hacer que el niño/a entienda e integre mejor todos los conocimientos que está trabajando.

 

De hecho, en muchas escuelas Montessori hay talleres o clases de refuerzo por las tardes para niños y niñas que van a un colegio tradicional. También se utiliza esta pedagogía para reforzar los aprendizajes de niños con NEE (necesidades educativas especiales).

 

Cuando el niño empieza en infantil con 3 años, en casa podemos aplicar la filosofía Montessori y no le va a perjudicar para nada en su adaptación al colegio, al contrario va a ayudarle porque será un niño con mayor autonomía y eso siempre favorece la integración.

En esta etapa de los 3, 4 años, en casa, podemos fomentar todo lo que tenga que ver con vida práctica. Que el niño colabore en las tareas reales del cuidado de la casa como barrer, fregar los platos, lavar algún pañito, limpiar el polvo de los muebles, cuidar las plantas, plegar la ropa, etc.

También podemos pedirles que se vistan solos, que se laven manos, cara y dientes solos. Todas estas actividades harán que el niño se sienta parte importante de la familia y además estamos favoreciendo su autonomía y una buena coordinación psicomotora que posteriormente le va a ayudar en la lectoescritura.

En cuanto a las actividades más propias de la escuela, podemos poner a su alcance todo el material que necesite para que él decida qué hacer en cada momento. Tener siempre cartulinas de medio folio con lápices de colores para que dibuje libremente, un caballete con papel para que pinte, barro, plastilina, tijeras y papel para recortar o cualquier manualidad que se nos ocurra pero siempre sin imponer nada.

 

Estas actividades de vida práctica preparan al niño para la lectoescritura, por tanto, si las trabajamos desde los 3 años veremos que serán niños que tendrán más facilidad para leer y escribir. Sus muñecas están más preparadas para empezar con los primeros trazos y su coordinación viso motora es mayor.

Conforme va creciendo y en el colegio les muestran las letras, aunque les enseñen las mayúsculas podemos perfectamente en casa mostrarle las letras de lija en minúscula. Recordemos que los niños tienen una capacidad de aprendizaje muy grande y además tienen dos cosas que les ayudan: su mente absorbente y los periodos sensitivos. Si queréis leer más sobre estos temas os dejo el link. 

Podríamos hacer un símil con el aprendizaje de dos y hasta tres lenguas a la vez. Hay familias multiculturales que hablan a sus hijos en varios idiomas y los niños los aprenden todos sin ninguna dificultad. Lo mismo ocurre con las letras.

El hecho de tocar y trazar las letras de lija va a favorecer su posterior trazo en papel. Es algo que va a ayudar muchísimo. Los niños saben diferenciar claramente lo que se les pide en cada ambiente, por tanto, no se van a confundir.

Cuando empiezan a trabajar  las matemáticas va a ser muy positivo para el niño que trabaje con material Montessori en casa o en clases de refuerzo. 

Una de las diferencias que nos encontramos entre la escuela tradicional y Montessori es que los aprendizajes parten de lo manipulativo, de lo más concreto, para poco a poco ir subiendo en la escala de la abstracción. Ya con el material sensorial empezamos a mostrar al niño relaciones lógicas que le preparan de forma indirecta para las matemáticas y el álgebra.

Cualquier aprendizaje que estén teniendo en el colegio será mejor integrado si tienen a su alcance un material manipulativo y concreto que les vincula más con la realidad. Muchas veces hay niños que no llegan a entender los procesos matemáticos porque les falta una buena base de lenguaje y de concreción, de realidad.

Las operaciones aritméticas se les muestran en base al sistema decimal y quedan integradas de por vida, no son operaciones que se hagan en un papel y que ellos se creen, son operaciones que comprueban ellos mismo con el material. Todo esto les ayuda enormemente y les proporciona una base que les servirá toda su vida.

Lo mismo ocurre cuando niños que entran en una escuela montessori con 6 años o más, a veces se plantea la duda de si va a ser posible su integración y la respuesta es que sí es posible. De hecho son escuelas que comparten en un mismo aula diversas edades y las guías están preparadas para trabajar con esa diversidad. El niño que entra nuevo no va a tener ningún problema a la hora de adaptarse y entender la metodología de trabajo. Podéis encontrar más información sobre este tema en este libro Cuando los niños empiezan después de 6 años.

Espero haber disipado las dudas que  a veces se tienen sobre combinar diversas formas de enseñanza. No nos olvidemos nunca de la plasticidad del cerebro de los niños y su gran capacidad de adaptación.

 

 

Por Meritxell Blasco Pardos

 Guía Montessori para niños de 3 a 6 años. Formación AMI y psicología

 


ENVÍO EN 24/48H

(Una vez realizado el pedido para envíos a península)


PAGO SEGURO

(Transferencia, tarjeta de crédito, Bizum o Paypal)


ENVIO 3,90€ (PENÍNSULA)

(envío gratuito pedidos superiores 75€) (Península) PARA ENVÍOS A CANARIAS Y PORTUGAL, CONSULTAR



SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES

            

Suscríbete a nuestro boletín


Disfruta del 10% en toda la tienda.

Salvo libros y mobiliario.

Código: Ilovefriday

Sólo hasta el 30 de Noviembre. No acepta pagos Paypal. Mínimo 30 euros de compra.