Listado de la categoría: Blog sobre Educación

Técnica Montessori para conocer y no juzgar a los niños.

 

Observar es ver detalladamente, es la capacidad de ver, captar, conocer y descubrir el
comportamiento y las actitudes de los niños y niñas. Si queremos descubrir la esencia
del niño necesitamos observarle.
La observación es la capacidad de estar aquí y ahora, en el presente. Necesitamos tener
silencio en la mente, silencio de ideas preconcebidas que modifican la observación, así
que, necesitamos una preparación mental y espiritual para saber observar a los niños.
Hay veces que nos quedamos mirando a un grupo de niños en un parque y pensamos en
observarles, pero por unas causas u otras metemos nuestros juicios continuamente.
Observar no es eso, es desnudar nuestra mente de juicios y ver qué ocurre en el
presente, anotando todo lo que vemos de forma objetiva. Es una técnica súper valiosa.
Es importante tener un interés real a la hora de observar.
La observación es la técnica que utilizó María Montessori para desarrollar todos sus
materiales y sus principios y para llegar a entender las necesidades de los niños y niñas
en sus distintas etapas de desarrollo.

¿Cómo observar a los niños y niñas siguiendo esta técnica?

Se trata de sentarse en un lugar donde no se interfiera la acción del niño o grupo de
niños e ir anotando todo lo haga en tiempo presente y sin emitir juicios, solo describir y
anotar sus acciones segundo a segundo. No escribimos lo que pensamos o sentimos,
sólo lo que vemos.
Lo ideal es tener un cuaderno de observación en el que iremos escribiendo todas las
observaciones que hagamos, ya que si queremos conocer el comportamiento de un niño
o niña necesitamos varios registros.
Los elementos que debemos anotar en nuestra hoja de observación son: fecha, hora,
lugar, clima, estado físico en el que nos encontramos, estado de ánimo y hora de
finalización. Antes de empezar hacemos una descripción breve del lugar, anotando el
número de adultos y de niños o niñas y el motivo de la observación. Al final de la
misma se puede escribir una breve interpretación diciendo cómo me he sentido u otro
tipo de comentarios que se consideren importantes.

 

 

 

Ejemplo de formato de observación:

Nº de observación: Observador:
Tema:
Fecha:
Hora:
Lugar:
Clima:
Estado físico:
Estado de ánimo:
Descripción inicial del lugar, con número de adultos y niños:
Observación:
Hora de fin:
Interpretación:
Para poder llevar a cabo esta técnica antes hay que hacer un entrenamiento
personal siguiendo una secuencia de observaciones, primero observar objetos
inanimados, luego plantas, animales y por último seres humanos. Hay que hacer antes
estos ejercicios para practicar y estar completamente preparados para saber observar sin
emitir juicios. Y tener siempre presente que para conocer las características de lo que
estamos observando tenemos que tener un número suficiente y variado de
observaciones, en momentos y actividades diferentes de la vida del niño. Siempre
observar de manera amorosa, respetuosa y consciente, con interés por conocer lo que
voy a observar, de forma responsable, objetiva y exacta.

Observación de la interacción de un niño con otro.

¿Para qué observamos a los niños/as?

Les observamos para entender cuáles son sus necesidades y poder responder a éstas.
Para saber cuándo llevan a cabo ciertas acciones de su desarrollo. Para poder preparar
un ambiente adecuado para que el niño se pueda desarrollar de forma adecuada.
Observamos:
-La capacidad física del niño/a, su habilidad motora fina y gruesa.
-El nivel cognitivo del niño, su desarrollo intelectual.
-El desarrollo del lenguaje.
-El desarrollo social y emocional. Reacciones del niño frente a situaciones de
estrés.
-Sus patrones de sueño. Podemos observarle mientras duerme.
-Sus patrones de alimentación.
-El movimiento de sus manos.

Herramientas que deben tener las maestras y guías en sus ambientes.

-Tablas de observación.
-Deben llevar siempre en el bolsillo papel y lápiz para anotar cualquier cosa que
les llame la atención. Deben anotar de manera clara y rápida sus observaciones.
-Deben observar el material que el niño elige, las veces que lo repite y la
concentración que alcanza con dicho material. A través de ésto sabrá en qué
periodo sensitivo está el niño.
-Calma, tranquilidad, comprensión y conocimiento. El conocimiento es lo que les
va a dar la calma y la tranquilidad porque saben lo que están haciendo.
-Pueden empezar observando media hora, luego una hora, hora y media, hasta
llegar a las 2 horas que es el tiempo adecuado para una observación.
-En cada sesión se observa un aspecto, sueño, lenguaje, alimentación, movimiento,
etc.
-Hay observaciones en casa y en el aula.
-Necesitan tener observaciones ordenadas de varios periodos del niño, frecuentes y
continúas, para poder llegar a conclusiones. Esta conclusión nunca será un
diagnóstico del niño, son informaciones que tiene la maestra para conocer mejor
al niño y poder ayudar a los padres y al niño en momentos determinados.
Os pongo un ejemplo, totalmente inventado, de lo que sería observar de forma
correcta y lo que sería narrar haciendo interpretaciones, lo cual no sería correcto.
Observar:
“El niño camina con un trapo en la mano, lo deja en su lugar, va a una mesa y coge un
libro, lo deja, camina. Va a las alfombras, coge una y la pone en el suelo, coge una
mesa auxiliar y la coloca en la esquina de la alfombra…”
Narrar:
“María coge el marco de vestir y lo trabaja correctamente (juicio), la niña del binomio
lo guarda ybusca otro material ( interpretación, no sabemos si busca un material).
José coge el tablero de los puntos y lo trabaja muybien (juicio). A pesar de que la guía
no está, el grupo se portó bien…(interpretación y juicio)
Espero que esta entrada os sea de utilidad y podáis utilizar esta técnica tan valiosa y
respetuosa con vuestros alumnos y alumnas.

Los conflictos son inherentes a la vida, el problema no es tener conflictos sino no saber
resolverlos.

En las escuelas se enseñan muchas cosas pero hay carencias en muchas áreas que son
sencillamente imprescindibles para aprender a vivir y vivir bien, como educación
sexual, financiera y resolución de conflictos entre muchas otras (alimentacion, valores,
ecología, educación emocional, habilidades sociales, etc…) Es muy importante que los
niños entiendan que problemas siempre van a tener, que aprendan a verlos como
oportunidades y darles herramientas para resolverlos.

Todos nos damos cuenta como en las escuelas hay cada vez más problemas de
comportamiento y de relación entre los niños, y somos conscientes que tenemos que
tomar medidas para prevenir y tratar esta situación, no podemos cerrar los ojos y dejar
pasar las cosas que ocurren porque se agravarán. En este post propongo una técnica de
resolución de conflictos muy efectiva y que se utiliza también en otros ámbitos: la
mediación.

Láminas anti bullying

 

La mediación escolar es un proceso en el que una persona imparcial, el mediador,
facilita las condiciones para que los niños que han vivido un conflicto tengan la
oportunidad de analizar distintos puntos de vista y llegar a un acuerdo satisfactorio, sin
recibir ninguna presión.

Cuando en un centro se decide emplear esta técnica hay que formar al profesorado y a
los alumnos que formarán parte del grupo de mediadores. Es muy útil y genera
resultados muy satisfactorios cuando es un alumno el que media entre otros dos porque
lo perciben más cercano y actúa como modelo.

¿En qué situaciones se puede mediar? Cuando un conflicto no lo puedan solucionar
ambas partes por sí mismas se solicita la figura del mediador, que como ya he dicho
será un profesor o alumno formado en mediación. Los conflictos más frecuentes en los
que se utiliza la mediación son: faltas de respeto, insultos, amenazas, peleas, amistades
deterioradas y agresiones físicas. Se puede mediar tanto entre alumnos, como alumno-
profesor, padres-profesor.

Las fases en un proceso de mediación son:

1. Presentación: Se explica cómo se va a realizar y se crea confianza en ambas
partes.
2. Cuéntame: Cada persona cuenta su versión de la situación y expresan como se
han sentido.
3. Aclarar el problema: El mediador identifica y verbaliza en qué ha consistido el
conflicto y los intereses de ambas partes.
4. Proponer soluciones: Se buscan posibles vías de solución y se llega a un acuerdo.

Para poner en marcha un servicio de mediación en un centro educativo, se necesita que
la mayoría esté de acuerdo, que exista un coordinador del proyecto y formar a los
profesores y alumnos que serán mediadores.

Personalmente, me parece un recurso excelente para solucionar conflictos en un centro
escolar, porque además de llegar a acuerdos positivos para ambas partes enseñamos a
los niños una forma de comunicación y de relación positiva. Si no se pone en marcha
un recurso como la mediación, al menos, en los centros escolares tendría que haber un
grupo formado por profesores, alumnos y padres encargados de la resolución de
conflictos, que se encargaran de cualquier problema que ocurra en el centro. Es
necesaria esta herramienta en la actualidad, no podemos dejar a los niños desprotegidos,
les gusta y necesitan sentirse atendidos y escuchados, sus emociones y conductas a veces se
desbordan, al igual que las de los adultos. Lo que aprendemos en la infancia nos va a
acompañar el resto de nuestras vidas, y durante toda nuestra vida vamos a tener
relaciones interpersonales.

Ponte en mi lugar

Los hay, debe haberlos, ya que hay tantos niños víctimas de maltrato y de abandono
físico y psicológico. Si lo que les ocurre a algunos niños le ocurriera a alguna mujer
diríamos que es violencia de género y debe abandonar al maltratador porque es obvio
que no la quiere ni la respeta, pero qué pasa cuando les ocurre a los niños? ¿Los padres
sí le quieren? ¿le respetan? ¿Debe también abandonarlos? Esta claro que no pueden ni
quieren porque siguen unidos a ellos, pero aunque los hijos sean ya personas adultas
suelen seguir unidos a la familia porque se supone que los padres siempre quieren a sus
hijos, pero perdonad mi opinión, no es siempre así, es tan doloroso sólo el pensarlo que
es uno de esos temas tabú que casi nadie se atreve a abordar.
Algunos padres demuestran su falta de amor golpeando a sus hijos, insultando,
menospreciando, pero no hace falta llegar tan lejos, también se demuestra el desamor
abandonando, no importandoles lo que les pasa, no cuidando, no estando ahí, etc.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen encontrada en un muro de Lamas (selva de Perú)

¿Y los hijos quieren a sus padres? Pues en principio sí, los necesitan al nacer y los
necesitan para sobrevivir, por eso van a perdonar cualquier tipo de relación tóxica y de
abuso que ejerzan sus padres sobre ellos, les aman de forma incondicional, están unidos
a ellos desde lo más profundo, y esto lo saben todos los padres. ¿Os habéis dado cuenta
que normalmente las palabras más feas que recibe un niño es por parte de su padre o
madre? Los padres siempre atentos a que nadie diga nada negativo a sus hijos y luego
en un arrebato de ira y pérdida de paciencia se dejan llevar por las emociones
desbordadas y les dicen a sus hijos cosas horribles, ¿os suena? ¿Esto es querer y
respetar a un hijo? Si ocurre de forma esporádica vamos a entenderlo como una pérdida

de paciencia ocasional, pero si ocurre de forma habitual hay que ponerse a pensar qué
está pasando con esa relación o con esas emociones desbordadas por parte del padre o
madre. Cuando un niño recibe este tipo de tratos nadie se entera y la vida sigue para ese
niño que cada vez tiene la autoestima más baja y la rabia interna más alta. Cuando este
niño crezca seguramente repetirá patrones y será culpado de insensible y de tratar mal a
sus padres.

¿Qué suele ocurrir con niños y niñas que han sentido abandono emocional porque
sus padres no han estado presentes ni física ni emocionalmente? Padres que han
estado tan ocupados en sus propios problemas emocionales que no les ha importado lo
que les ocurría a sus hijos y si además de forma habitual les recriminaban conductas
tipo: no sabes estudiar, eres torpe, eres tonto, eres inútil, nadie te va a querer, te vas a
quedar solo/a, papá/mamá no te va a querer si haces eso…¿os suena? Pues estos niños y
niñas suelen necesita tanto amor para respirar, para crecer, para sobrevivir, que
aprenden a mendigarlo. Por un lado quieren conservar su individualidad porque suelen
ser niños muy sensitivos y con una personalidad especial, pero saben que es
precisamente esa forma de ser la que enfada a sus padres y tapan esas cualidades y se
muestran sumisos, quieren ser buenos para que los acepten y les amen, suelen mostrarse
muy obedientes en algunos momentos y hacen todo lo que se les pide , pero cuidado
cuando llegan a la adolescencia, momento de sanar, segunda oportunidad para ser fiel a
uno mismo. Ese niño que aprendió a ser sumiso, bueno y obediente para que le amaran
se vuelve rebelde e insolente, seguramente empiece a odiar a alguno de sus padres o a
los dos, y en ese proceso sanará. Tendrá que cortar el cordón que les une y aprender a
ser él mismo, pero muchos no lo logran.

Todos necesitamos la aceptación y unión con nuestro clan

Si no lo logran en la adolescencia buscarán, de forma inconsciente, parejas con la que
tienen que seguir mendigando amor, y normalmente, con ese gran maestro que es la
pareja, empezarán a entender lo que ocurre y puede que se hagan conscientes de todo y
sanen su niño herido.
No se puede generalizar, pero suele ocurrir que los niños no queridos, no valorados ni
respetados por sus padres son niños que nacen con algunas cualidades distintas a las
admitidas en ese clan familiar, desde pequeños se les ve raros o molestos y se les
intenta modelar pero no se consigue tan fácilmente porque los niños siguen su maestro
interno y son fieles a lo que sienten, entonces empiezan los insultos y las faltas de
respeto por ese hijo/a que no es como se había esperado y ese niño empieza a sufrir y a

intentar cambiar su esencia porque piensa que no es bueno. Seguramente este niño
tendrá problemas con sus padres en su etapa adulta y sus padres se seguirán quejando de
él. ¿Creéis que los niños tratados con amor y respeto desde su nacimiento, con atención
continua y amorosa de mayores se portan mal con sus padres? Creo que no.
No quiero escribir un post para culpabilizar a los padres pero sí quiero hacer una
llamada de atención a todos los que somos padres y madres, cuidado con lo que
decimos y hacemos, a veces somos nosotros los que peor tratamos a nuestros hijos.
Padres demasiado ocupados en sus trabajos, en sus relaciones deterioradas de pareja, en
sus engaños amorosos..a montones..y así, en ese bucle de problemas los que pagan el
pato suelen ser los hijos.
Aún así, los niños tienen esa capacidad de vivir el presente y de amar de forma
incondicional. Felices los niños y los locos porque son capaces de ser fieles a sí mismos
y cambiarán el mundo.

Un ambiente Montessori se caracteriza por la libertad a la hora de elegir el trabajo a
realizar pero no está libre de límites. Hay muchas dudas, prejuicios y mitos alrededor de
esta pedagogía, al igual que de otras. El problema es la falta de información real, el boca
a boca y el no haber estado dentro de un ambiente real observando. Muchas personas
piensan que Montessori es muy dirigido, que los niños realmente no eligen lo que
quieren hacer, en cambio, otras personas piensan que es un ambiente muy libre donde
no existen límites. Ninguna de estos dos tipos de opiniones son reales. Entonces, ¿qué
ocurre en un ambiente Montessori con respecto a la libertad y a los límites?

Montessori no es una escuela libre, pero tampoco es una escuela dirigida en la que los
niños sigan al maestro, podemos decir que es un punto intermedio en lo que se refiere a
elección de trabajo. Se ofrece un ambiente preparado que se pone al alcance de los niños
y se les da libertad de elección pero siguiendo unas normas que deben respetar para el
buen funcionamiento del ambiente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La satisfacción que produce descubrir nuevas formas de usar el material.

La disciplina es parte del universo, hay un orden cósmico y ciertos patrones que
necesitan respeto por las leyes naturales. Debido a este orden las cosas están en relación
unas con otras, incluidos los seres humanos. Los niños poseen una guía interna, un

maestro interior que les pone en contacto con las leyes de su propio desarrollo y
necesitan actuar en libertad para poder seguir su maestro interior.

La libertad es el derecho de la persona a actuar sin restricciones siempre que sus actos
no interfieran con los derechos equivalentes de otras personas. Libertad es actividad, y
la disciplina natural debe venir en el niño a través de la libertad, así que libertad y
disciplina son las dos caras de una misma moneda, no puede haber una sin la otra. Si se
le permite al niño trabajar siguiendo su orden interno, accede al orden externo, a la
calma y a la autodisciplina. No queremos que el niño  asocie bien con pasividad y
obediencia y mal con movimiento y libertad, porque el primer punto es que el
aprendizaje siempre va unido a la libertad de movimiento.

En un ambiente Montessori los niños tienen libertad para:

  • Moverse por el ambiente
  • Expresarse
  • Seguir sus intereses.
  • Elegir el material con el que quieren trabajar.
  • Trabajar todo el tiempo que quieran o no trabajar.
  • Hablar y comunicarse entre ellos y la guía.
  • Observar a otros trabajar, siempre que el otro niño quiera ser observado.
  • Enseñarse unos a otros una vez que han adquirido una habilidad.
  • Ayudarse unos a otros.
  • Comer y beber cuando lo necesiten.
  • Ir al baño sin pedir permiso.
  • No querer recibir una presentación.

Ayuda de un niño más mayor que ya domina ese material a uno más pequeño que se lo
acaban de presentar.

Esta libertad  va de la mano de los límites, y para poder fijarlos, tenemos en cuenta lo
siguiente:

  • Los límites son para el respeto y la protección del ambiente, de los demás y de
    uno mismo.
  • Necesitan ser flexibles.
  • Deben estar basados en la regla de oro: “trata a los demás como te gustaría ser
    tratado”.

Existen 4 límites básicos en el ambiente Montessori, dentro de los cuales se engloban
los demás:

1. El interés colectivo: no puedo hacer nada que me dañe a mi mismo o a otro
compañero. No puedo interferir en la libertad de los demás.
2. El niño sólo puede utilizar los materiales que le han sido mostrados.
3. Uso del material: debe ser tratado con respeto y usado adecuadamente.
4. El material es limitado, sólo hay uno de cada, porque el uso de materiales iguales
al mismo tiempo promueve la competencia.

Otros límites englobados en los 4 anteriores:

  • No se interrumpe el trabajo de los demás.
  • Se espera el turno si otro niño está usando el material.
  • Se deja el material en su lugar.
  • Se habla a todos con respeto.
  • No se corre ni se grita en el ambiente.

La libertad de movimiento, de acción y de expresión que tienen los niños, poco a poco,
les ayuda a conseguir uno de los mayores objetivos: ser independientes. Toda ayuda
innecesaria no es más que un obstáculo para el desarrollo del niño.
Espero haber aclarado cómo es un ambiente Montessori en cuanto a libertad y límites.
Los niños muy pronto los entienden e interiorizan porque se dan cuenta que son
necesarios para el buen funcionamiento del aula. Van entendiendo  que debe haber un
equilibrio entre la libertad individual y las necesidades del grupo.

Cuando el niño llega al ambiente de Casa de niños todavía tiene una mente absorbente
pero en una etapa más consciente. El lenguaje que ya se ha iniciado continúa
desarrollándose. Es una etapa en la que ya habla y no habrá más explosiones de habla,
pero sí habrá explosión de la escritura y explosión de la lectura.
En el ambiente Montessori el niño explorará el área de lenguaje de la misma manera
que las otras áreas, es decir, por medio del movimiento con actividades, presentaciones
y juegos.

En Montessori, a diferencia de en otras corrientes educativas se inicia con el aprendizaje
de la escritura y después la lectura. Esto es así porque cuando el niño muestra un gran
interés por las palabras y los sonidos que la componen, no tiene el suficiente desarrollo
motor fino como para poder utilizar una herramienta de escritura como el lápiz o el
bolígrafo. Es por esto que iniciamos la escritura con el alfabeto móvil, que son unas
letras de madera recortadas con las que el niño puede escribir.

1. Escritura
Antes de comenzar con la escritura se prepara al niño tanto de forma indirecta como
directa con una serie de materiales. La preparación indirecta para la escritura son los
resaques metálicos”, son unas figuras geométricas que el niño traza y hace dibujos
con ellas. También se utiliza como preparación indirecta tanto para la escritura como
para la lectura el juego del “Yo veo” o “veo-veo”. Este juego consiste en pensar un
objeto que ves y decirle al niño el sonido por el que empieza, el niño tiene que adivinar
de qué objeto se trata. En Montessori no decimos el nombre de las letras, sino el sonido,
por ejemplo, no decimos “eme”, sino mmm.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La preparación directa para la escritura la hacemos con dos materiales: “letras de
lija” y “alfabeto móvil”. Las letras de lija son unas tablas de madera con las letras en
minúscula y cursiva impresas en lija para que el niño las toque y las trace con las yemas
de sus dedos. Con este ejercicio va grabando en su mente cuál es el trazo de cada letra y
lo asocia a su sonido. Cuando tiene casi todas las letras memorizadas ya puede pasar a
escribir con el alfabeto móvil.

Cuando el niño ya sabe escribir con el alfabeto móvil, vemos que es capaz de formar
palabras e incluso frases, comienza ya su aprendizaje de la escritura, siempre en
minúscula y cursiva. Antes de escribir con lápiz y papel, el niño escribirá con tiza en

pizarras porque en ellas puede escribir y borrar fácilmente y puede ensayar y hacerlo
cada vez mejor, borrando aquello que no le gusta. Una vez vemos que escribe en las
pizarras ya pasamos a mostrarle el papel en el que puede escribir, primero pequeños
papeles para escribir palabras, después frases y por último cuartillas para que haga
escritura creativa y haga sus propias composiciones. El papel que utilizamos en
Montessori en un papel con unas líneas especiales.

Como ya he dicho, al niño le mostramos desde el primer momento la letra minúscula y
en cursiva porque María Montessori observó que los niños cuando empiezan a hacer
trazos los hacen curvos o circulares, no hacen líneas rectas. La letra de imprenta es más
rápida pero requiere de líneas rectas y círculos cerrados lo cual es más difícil para el
niño. Los trazos continuos se asemejan más al pensamiento hilado del ser humano. El
pensamiento fluye mejor con la letra cursiva. Si a un niño le enseñas a leer con letra
cursiva después leerá sin dificultad la letra de imprenta pero al revés no será tan
sencillo.

2. Lectura
Un niño en Montessori empieza a escribir antes de que pueda leer. Para poder leer se
necesita una maduración cerebral superior que para la escritura, es por eso que el niño
puede formar palabras que aún no lee. Nunca le hacemos leer con el alfabeto móvil, es
sólo un material de escritura.
La escritura es el análisis de los distintos sonidos de la palabra. La lectura es la síntesis
de los sonidos de una palabra, es un proceso más complejo.
Primero iniciamos una lectura mecánica con un material elaborado por la guía que está
compuesto por objetos y tarjetas con el nombre de los objetos. El niño debe leer la
tarjeta y asociarlo al objeto. También elabora libritos que el niño lee y posteriormente
un material similar pero con dificultades ortográficas (z, c, qu, x, g, j, etc.).
Seguimos con la función de las palabras, consta de varios ejercicios en los que el niño
se da cuenta de la importancia de la colocación de las palabras en una oración y como
combinando la composición de las palabras cambia el significado de la frase.
Trabajamos con el artículo, adjetivo, verbo, adverbio, preposiciones y conjunciones.
Después pasamos a un apartado que llamamos estudio de la palabra, en el cual, por
medio de ejercicios de lectura y clasificación le mostramos masculino-femenino,
singular-plural, sufijos y prefijos, palabras compuestas, palabras homógrafas,
homófonas y todo lo referente al estudio de los animales.
Por último, llegamos a la lectura total, es cuando el niño comprende completamente lo
que está leyendo, tanto el significado de lo que lee como la parte emocional y lo que
quiere transmitir el autor. El fin último de la lectura es que el niño entienda un texto y lo
sepa interpretar.

Los adultos tenemos una enorme responsabilidad con los niños con los que trabajamos,
para que puedan llegar a construir las miles de palabras que les permitirán expresarse y
desarrollar su personalidad, es decir, dejar en el mundo el legado que quieren compartir.
A través del lenguaje los seres humanos podemos compartir nuestras esperanzas y
aspiraciones, nuestras dificultades y frustraciones, podemos resolver tensiones que se
producen en nuestras relaciones y podemos construir una sociedad diferente con el
poder de la comunicación. Nuestro sistema de pensamiento se traduce en palabras, tanto
escritas como orales. Tenemos una gran responsabilidad de enseñarles un buen uso de
nuestro lenguaje a los niños y niñas.

María Montessori dio el nombre de educación cósmica a la metodología pedagógica que se utiliza para trabajar con los niños en la segunda etapa de desarrollo. Sus ideas surgieron al obsérvalos y darse cuenta que tenían necesidades y características diferentes a los niños del primer plano de desarrollo. Los niños a partir de los 6 años entran en una etapa que se caracteriza por la razón y la imaginación. Ya son capaces de ver más allá de lo inmediato que les rodea y ya empiezan a interesarse por el mundo.

El termino educación cósmica fue introducido en Inglaterra en 1935 durante unas conferencias dadas por la Doctora Montessori. Sin embargo el trabajo más relevante fue el que llevaron ella y su hijo Mario en la india entre 1936 y 1946.

La educación cósmica no solo busca impartir conocimiento sino que el niño continúe  con el proceso de auto construcción y llegue a ser un ser humano nuevo capaz de contribuir  a la creación de un mundo mejor. Es el eje que guiará las experiencias que el niño vivirá en el ambiente de taller, lo que se llama primaria en la escuela tradicional. Se busca dar a los niños una visión del todo para que puedan ver el universo como una gran red en la que todos los elementos están interconectados y que todos los seres de la creación forman parte de este proceso creativo. Queremos que comprendan que hay leyes y un orden que determina su existencia en el universo. Se pretende que puedan reconocer esa responsabilidad que todos tenemos para preservar la armonía en el cosmos.  Y como todos los aspectos del conocimiento están entrelazados, el propósito de la educación cósmica es poner en contacto a los niños con todas las áreas de aprendizaje unidas en lugar de hacer materias separadas. La educación cósmica permite a los niños ver que ellos están conectados a la tierra y que cada parte de ésta funciona para mantener la armonía y el orden.

 

 

Cuando los niños están en casa de niños reciben las bases del conocimiento al presentarles la realidad de su entorno, como introducción a su cultura. Durante el primer  plano de desarrollo es importante introducir o presentar a los niños la vida de las personas en diferentes lugares del mundo y mencionar su geografía. Los niños de casa de niños exploran el mundo a través de los sentidos y mente absorbente y adquieren información sobre todo lo que está presente en su ambiente, esto les dará una preparación indirecta para recibir lo que la educación cósmica le dará durante el segundo plano de desarrollo.

“Al niño pequeño les damos guías para el mundo y la posibilidad de explorarlo a través de su propia y libre actividad, al niño mayor debemos darles no el mundo sino el cosmos y una clara visión de cómo las energías cósmicas actúan en la creación del mismo” Educación cósmica. María Montessori. Pág. 6.

 

Cuando María comenzó a trabajar en la segunda etapa de desarrollo se dio cuenta que la mente del niño trabaja de diferente manera, en esta etapa los niños quieren saber las causas de las cosas y lo preguntan y se interesan por todo. Los niños entre los 6 y 12 años exploran más a partir de la razón y la imaginación y estás características son muy importantes para que ellos adquieran la información.

En el libro de las potencialidades humanas explica el propósito de la Educación cósmica, hace un resumen de lo que los niños recibirán en su estancia en taller (primaria).

“[Debemos] presentar[le] al niño el Plan Cósmico, como si fuera un cuento apasionante acerca del planeta en el que vivimos, donde se narren los lentos y numerosos cambios que éste ha sobrellevado a lo largo de  largas eras cuando el agua era la principal obrera con la cual la Naturaleza contaba para el logro de sus objetivos, cómo la tierra y el mar lucharon por la supremacía y cómo se alcanzó el equilibrio de los elementos para que por fin la Vida entrara en escena y representara su papel en esta gran historia… destacando siempre que, a conciencia o no, cada agente cumple una función en el hogar de la naturaleza y que el solo hecho de apartarse de este papel puede ser suficiente para la extinción. Así el cuento prosigue hasta que aparece el hombre paleolítico…” La Educación de las Potencialidades Humanas, p. 6-7

 

 

 

Las cinco grandes historias.

En el ambiente de taller se presenta al niño la idea de universo y todo lo que se relaciona con este utilizando cinco grandes historias, estas son historias son cuentos que narran el nacimiento del universo y todos sus componentes

Las cinco grandes lecciones de la historia  establecen el escenario en que los niños irán conociendo los elementos que son parte de la creación. Ellas deben ser presentadas cada año durante las primeras seis u ocho semanas del año escolar ya que son el punto de partida del trabajo de taller.

Las 5 historias son:

  1. Historia del dios sin manos.
  2. Historia del surgimiento de la vida.
  3. Historia del surgimiento ser humano.
  4. Historia del alfabeto.
  5. Historia de los números.

 

Historia del dios sin manos

Esta fábula del dios sin manos narra la creación del universo y de la tierra. Habla de los experimentos que debieron llevarse a cabo para que la tierra estuviera lista para recibir a los seres que la habitan. Contiene todos los ingredientes para satisfacer el plano intelectual de esta etapa. Ya que el universo no puede ser visto a simple vista se usa su imaginación. Al  presentar la creación del universo buscamos despertar una sensación de asombro para resaltar todos los factores que influirían en esa creación. Al final de la historia nos centramos en la creación de la tierra antes de los seres.

Historia del surgimiento de la vida.

Nuestra segunda gran historia es el surgimiento de la vida y ésta relata lo que ocurrió en nuestro planeta para resolver un problema que era terminar con el exceso de sal en el agua y permitir nuevas vidas. La historia explica como las plantas y animales fueron ocupando el plantea hasta estar  listo para la llegada de los seres humanos.

Historia del surgimiento de los seres humanos.

Con el final de la historia del surgimiento de la vida abrimos el capítulo a la tercera gran historia que es el surgimiento de los seres humanos. Habla de los primeros  seres: hombres, mujeres y niños que por medio de los regalos de la naturaleza, amor, uso de las manos y razón pudieron distinguirse del resto de las criaturas vivientes. Los seres humanos  llegaron a un ambiente preparado que contenía todo lo necesario para satisfacer sus necesidades, pero tuvieron que explorar y experimentar para poder hacerlo. Experimentaron para ver qué comer y cómo construir sus refugios, ropa, herramientas y lo que necesitaban para protegerse, esto fue posible gracias a que los seres humanos no sólo contaban con el instinto de supervivencia sino que fueron dotados de intelecto y voluntad y podían manejar sus manos.

Historia del lenguaje y de los números.

La cuarta y quinta historia de las grandes lecciones relatan la historia del lenguaje y de los números. Las últimas dos historias  presentan como lo seres humanos desarrollaron dos grandes creaciones para la comunicación de sentimientos y para dar a conocer los grandes descubrimientos concebidos  para la humanidad. Son la creación del alfabeto y números. Con estas historias se busca despertar la imaginación de los niños ya que ella es la que despierta al trabajo.

 

Áreas del conocimiento en el ambiente de taller.

La idea de la educación cósmica es presentar a los niños todas las materias de manera interrelacionada usando como punto de partida las dos primeras historias.

El área de historia podríamos decir que es como la columna vertebral de la educación cósmica. La historia en el ambiente de taller es presentada a partir de la creación y evolución de la tierra.

El estudio de la geografía tiene como propósito mostrar la configuración física de la tierra y ver como contribuye a la historia de las persona. Este área se presenta con experimentos, demostraciones y carteles que le ayudan al niño a imaginar y entender el desarrollo del universo y el sistema solar.

En el área de biología se presenta la manera en que la vida llegó a la tierra. La interdependencia de todos los seres vivos de la tierra se muestra de manera clara en esta materia, que proporciona a los niños la noción ecológica. Se pretende que el niño adquiera un sentido de responsabilidad con su medio ambiente.

Lenguaje muestra la manera en que los hombres han mantenido su historia, sirve para comunicarse con otros a través de la escritura.

Las matemáticas, signos creados por el hombre para comunicar sus descubrimientos a través de fórmulas o teoremas. Estos descubrimientos que han enriquecido el campo intelectual y han satisfecho las necesidades materiales creando la supra naturaleza, que es el mundo construido por el ser humano.

Al trabajar con niños de 6 a 12 años debemos siempre alimentar su intelecto y para ello introduciremos conceptos generales buscando despertar su interés para que ellos sigan investigando y lleguen a lo particular.

 

 

A modo de conclusión, puedo decir que a través de esta filosofía se buscan varias cosas, entre ellas, despertar en los niños un sentido de gratitud hacia la naturaleza, ya que gracias a ella tenemos todo lo que nos rodea. También se busca la formación de un ser humano completo, capaz de participar de manera responsable en el mundo, capaz de manejar su voluntad y disciplina, que descubra el propósito de su vida y contribuya al orden cósmico través de los 3 dones: capacidad de amar, de razonar y de crear con sus manos. Así encontrará la forma de contribuir al mundo y apoyar a la humanidad.

 

La palabra comunidad deriva del vocablo latín “comunnitas” que significa: “estar
juntos”. La vida en comunidad la podemos observar en todos los seres vivos,
desde las plantas hasta los seres humanos, vivir juntos para relacionarse y
ayudarse. El espacio donde se da la comunidad es el mundo mismo, ya que por el
hecho de vivir nuestra vida ya nos relacionamos. No es lógico decir que estamos
solos en un mundo en el que habitan tantos seres. El hombre es un ser gregario,
es decir, tiene la tendencia de agruparse en manadas y necesita de un grupo para
sentirse bien.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En las escuelas Montessori la etapa anterior a “Casa de niños” se llama
“Comunidad Infantil” donde pueden entrar niños desde 1 año hasta los 3. Este
espacio es un lugar intermedio entre el hogar y la escuela, cuyo objetivo es
responder a las necesidades del niño pequeño, siguiendo la pedagogía
Montessori. Se pretende que el niño se sienta en comunidad, unido a otras
personas. Lo más importante en esta comunidad es que no se parezca a una
escuela, sino mas bien a una casa. Debe ser un ambiente donde se respeten las
necesidades de cada niño y se cuide mucho la relación entre el niño y el adulto.

 

Elementos de la Comunidad Infantil.

1. El número de niños debe ser bajo para garantizar un trato lo más
personalizado posible.

2. El espacio debe ser lo más parecido al ambiente familiar ya que el niño se
está autoconstruyendo y necesita atención personalizada para absorber su
entorno y desarrollar sus tendencias humanas. Debe de tener espacios en
común e individuales para motivar la concentración y la repetición. Debe ser
un lugar adaptado a las proporciones corporales del niño. Un lugar armónico,
bello y ordenado.

3. Se divide en las siguientes áreas:

Área de comer: Todos los niños comen juntos con la guía y debe de
tener mesas y sillas de sus tamaños.
 Área de cuidados físicos: Las instalaciones del baño deben estar
adaptadas al tamaño del niño y se necesita una lugar para el cambio
de pañales.
 Área de dormir: Debe haber colchonetas en el suelo para favorecer el
libre movimiento del niño. No hay necesidad de poner cortinas porque
el niño duerme aunque haya luz, además ésto le ayuda a diferenciar el
día de la noche. El niño dormirá cuando tenga sueño, no hay que
obligarles a ello ni intentar crearles rutinas.
 Área de trabajo: Dotada de mesas, sillas y estantes con material
Montessori.
 Área de movimiento grueso: Lo ideal es tener un área abierta y verde,
por ejemplo, un jardín.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Materiales

Los muebles y materiales de Comunidad Infantil siempre serán escogidos teniendo
en cuenta las necesidades de desarrollo del niño. No son materiales para
entretener o mantener ocupado al niño, sino para favorecer su desarrollo. Su
propósito es permitir una mayor concentración del niño y no una sobrestimulación.
Sólo hay un material de cada área, igual que en casa de niños, ya que esto
fomenta:
 El respeto: El niño que quiere usar un material que no está disponible debe
esperar.
 Elimina la competitividad: No se puede comparar el trabajo de un niño con el
otro.
 Cuidado del ambiente: Como sólo hay uno se debe cuidar mucho para que
no se estropee.

Algunos materiales que podemos poner en comunidad infantil son:

 Cajas de permanencia.
 Cajas de clasificación.
 Bandejas de clasificación con fichas.
 Cubos en vertical y discos en horizontal
 Puzzles de formas.
 Ejercicios de vida práctica: lavar ropa, verter agua, cucharear, verter
semillas, verter agua con embudo, preparar alimentos.
 Ejercicios de arte.
 Ensartar cuentas.
 Muebles con cerrojos.
 Material de lenguaje para enriquecer vocabulario.
 Pegar papel
 Usar tijeras.

En una Comunidad Infantil Montessori los niños se sienten libres para moverse por
el ambiente, se respetan sus ritmos de desarrollo, comen y beben cuando tienen
hambre y en general, se sienten relajados.

El lenguaje es la habilidad o capacidad de comunicar sentimientos, pensamientos, ideas e imágenes a través de sonidos y signos. El desarrollo de la humanidad se ha basado en el lenguaje, ya que es lo que le ha permitido dar permanencia a su historia, cuanto más desarrollado sea el lenguaje, el nivel de desarrollo de la persona será mayor. María Montessori dice: “El lenguaje es el órgano de la personalidad”.

El ser humano es el único que tiene potencialidad de adquirir y desarrollar un lenguaje formado por abstracciones traducidas en palabras, que serán un medio de expresión. El niño absorbe el lenguaje desde la vida intrauterina, y con mayor intensidad en la vida extrauterina, ya que empieza a producir sonidos que después los formará en sílabas, palabras, y frases. Al ayudar al desarrollo del lenguaje, ayudamos al desarrollo mental del niño. Éste aprende el lenguaje con el sólo hecho de estar en contacto con su ambiente.

El lenguaje es un proceso interno que se manifiesta a través del habla, es un proceso inconsciente que se lleva a cabo en la mente del niño, y es mucho más rico de lo que se manifiesta. Es muy poderoso, es la expresión de la inteligencia humana, una posesión única de los seres humanos.

 

Desarrollo y enriquecimiento del lenguaje.

El lenguaje primero se desarrolla de forma interna y para que se pueda dar  se necesita el aparato auditivo y fonético y el interés de comunicarse. Es una función psíquica compleja en la que están presentes el sistema nervioso, muscular y respiratorio.

El desarrollo del lenguaje se da en tres periodos:

  1. Absorción. Comienza en la etapa prenatal, desde que el oído comienza a funcionar. No sólo recibirá los sonidos de la voz materna, sino todos los sonidos del ambiente donde se encuentra. Cuando nace, en el periodo postnatal el niño es capaz de escuchar directamente e interesarse de todos los sonidos que le rodean, por lo que es importante que el adulto modere el volumen de su voz, le hable de frente y a su altura. El periodo de la absorción del lenguaje se da entre el primer y el segundo año de vida y es un proceso invisible en cuanto a su comprensión y construcción.
  2. Elaboración. Primero imitará sonidos, luego palabras y por último frases y oraciones complejas.
  3. Expresión. Desde el momento que el niño es capaz de expresar sus emociones, deseos y cualquier aspecto con el lenguaje.

 

Etapas del desarrollo del lenguaje

Etapa Pre lingüística

Comienza alrededor del segundo mes, cuando el bebé empieza a emitir sonidos que los padres entienden, y saben diferenciar lo que quiere expresar con cada uno de sus sonidos, que son:

  • Llanto: El bebé se comunica principalmente a través del llanto y los padres aprenden a interpretar cada tipo de llanto, por hambre, dolor, ira o sueño.
  • Sonidos vocálicos: Son chillidos, gorjeos o sonidos como ¡ehhh!, que se emiten aproximadamente entre la sexta semana y los tres meses cuando los bebés están contentos. A los 3 meses empiezan a jugar con estos sonidos vocálicos, imitando a los adultos.
  • Balbuceo: Se presenta repentinamente entre los 6 y los 10 meses de edad.
  • Gestos: Antes de que el bebé empiece a hablar desarrolla todo un repertorio de gestos que le ayudan a comunicarse, expresando sus necesidades, por ejemplo, decir sí o no moviendo la cabeza, señalar lo que quiere con el dedo, decir adiós con la mano.

Primeras palabras

Las primeras palabras se dan cuando el niño ha escuchado una palabra varias veces y es capaz de repetirla. Al principio el niño le da a una palabra específica diferentes significados dependiendo de su necesidad, por ejemplo, puede decir “mas” cada vez que quiere algo de comer y todas las comidas son “mas”. Después irá asimilando cada vez más palabras simples como “agua, no, adiós, mamá , papá, etc” y las utilizará sólo cuando las necesite. Entiende que una palabra se refiere a un objeto o hecho especial. El enriquecimiento del vocabulario se da poco a poco, hasta llegar a la explosión de palabras.

Formación de oraciones

Es cuando el niño junta dos palabras o mas, que pueden ser nombres, verbos o adjetivos, por ejemplo: “zapato caer”. Después de un tiempo, gracias al aprendizaje de la gramática, el niño podrá unir dos relaciones básicas y establecer una oración, por ejemplo: “Mamá beber agua”. El siguiente paso es la explosión del lenguaje que se da entre los 2 años y 2 años y medio, donde hay un aumento significativo del vocabulario y empieza a utilizar artículos, preposiciones, conjunciones, conjuga verbos. A los 3 años el lenguaje es más amplio, complejo y fluido, pero va a seguir desarrollándose, aumentando su vocabulario, mejorando su estilo y gramática.

El desarrollo del lenguaje en el niño no es uniforme ni gradual. Es una adquisición interna, un proceso íntimo que sólo pertenece al niño, el adulto no tiene acceso ni puede intervenir, sólo puede estimular y propiciar su adquisición. Los mecanismos del lenguaje son demasiado complejos y misteriosos, aún así el niño lo aprenderá a la perfección, sin ninguna dificultad. Es importante saber que el niño no tiene un lenguaje infantil. El lenguaje del niño es único y no una versión infantil del lenguaje adulto. Es imitativo, productivo y creativo. El niño siempre se da a entender, aunque a veces quieren decir más de lo que pueden. La comprensión precede a la aparición de las palabras. Pueden comprender aunque aún no puedan hablar.

 

 

Línea del desarrollo del lenguaje.

EdadDesarrollo
Al nacerPuede percibir el lenguaje, llorar y dar respuestas ante un sonido.
2 mesesLenguaje auditivo, responde a la voz humana.
4 mesesLenguaje visual.  Mira la boca de la persona que habla
6 mesesLenguaje motor .Primera sílaba, la repite muchas veces.
6-10 mesesBalbucea. El balbuceo nos indica que el lenguaje está siendo absorbido
9 mesesUtiliza gestos para comunicarse y realiza juegos gestuales
10 mesesEs consciente que el lenguaje tiene significado. Comienza a entender palabras (no, su nombre). Imita sonidos. Gestos sociales.
12 mesesPrimera palabra intencional
15 mesesHabla con prevalencia de vocales e interjecciones, palabras miméticas (cosas que repite constantemente: dame, más..) Entiende el sentido del lenguaje que expresa.
18 mesesUsa sustantivos, palabras simples con significados difusos y frases formadas sin gramática.
21 mesesEl número de palabras aumenta  repentinamente de manera explosiva, sustantivos, preposiciones, verbos y adjetivos. Hace frases de pocas palabras.
2 añosExplosión del habla. Se completa el vocabulario. Utiliza más frases.
2 años y medioEl lenguaje queda completo. Expresan pensamientos de futuro. Aprende nuevas palabras a diario. Comprende todo muy bien aunque aún comete errores gramaticales.
3 añosDice más de 1000 palabras de las cuales el 80% son entendibles. Comete pocos errores sintácticos. Su dominio de la gramática se aproxima  a la del  habla informal del adulto

 

Ayudas para el desarrollo del lenguaje.

Los adultos que conviven con el niño deben de tener un lenguaje variado y hablarle de forma tranquila y natural, sin usar diminutivos ni palabras distintas para nombrar las cosas. Es importante que le vaya diciendo los nombres de los objetos y acciones que hace diariamente porque el niño está muy atento a todo y es así como empezará  absorber el lenguaje y a hacerlo suyo. Deben dar al niño la sensación de que es aceptado, escuchado y que lo que él dice es importante e interesante.

Cuando el bebé empiece a emitir sonidos es importante responderle para que entienda que nos interesa lo que nos dice y que tenemos una conversación con él, pero no respondemos de la misma manera como habla él, porque sino no oirá la pronunciación correcta de las palabras.

No debemos reírnos de algo que el niño diga aunque sea gracioso, hay que entender que está haciendo un gran esfuerzo. No se debe corregir lo que el niño dice, solamente repetirlo correctamente. No hacer que los niños repitan las palabras de forma correcta, ya que la repetición es espontánea y la hará el niño por sí mismo.

Hablar de frente para que el niño pueda ver las expresiones faciales y el movimiento de la boca.

Es importante leerles libros y cuentos, contarles historias reales, o lo que nos ha pasado en el día. Pedirles que nos cuenten cosas y mantener conversaciones con ellos. Cuando estén en la explosión del lenguaje, a los 2 años, hay que aprovechar para darles vocabulario aunque sean palabras grandes y complicadas, ya que les será muy fácil absorberlas en este momento.

Ser conscientes de dos aspectos importantes: Necesitan el lenguaje para su auto-expresión y el movimiento para su auto-control y coordinación. El lenguaje y el movimiento están íntimamente conectados.

Se acercan fechas difíciles para los padres de niños y niñas de 3 años, la elección de cole, yo lo recuerdo como una de las decisiones más difíciles que he tomado en mi vida, noches en vela pensando y pensando cual será la mejor opción. Hay tantos factores que las familias valoran: cercanía de casa para que el niño tenga sus amigos cerca, pedagogías alternativas, precios, apuesta por lo público, estatus del centro, tipo de comida que se oferta en el comedor, actividades extraescolares, ambiente emocional y vivencial del centro y un largo etcétera. Son todo aspectos que tienen que ver con nuestros valores como padres y vamos a elegir en función de aquellos que más nos importan.

Dentro de toda esta amalgama de posibilidades hay papás que optan por la pedagogía Montessori para la etapa de infantil, la cual se llama “Casa de niños”. Les gusta dicha pedagogía pero también valoran mucho el hecho que su hijo continúe después en el mismo centro la etapa de primaria e incluso secundaria. Aunque ya casi todos los centros Montessori tiene primaria o la están implantando, algunas familias no lo contemplan como elección porque se aleja mucho de lo tradicional, consideran la primaria como una etapa más formativa y tienen miedo que su hijo no aprenda o esté muy alejado de los contenidos más tradicionales. Son miedos porque la primaria Montessori es súper completa a nivel académico además de a otros niveles.  ¿Y qué ocurre? Les asalta otro miedo, ¿y si mi hijo hace toda la etapa de infantil en un colegio Montessori y luego no se adapta a la primaria tradicional? ¿Qué ocurre después de Casa de Niños?

Esto es sólo eso, un miedo, un mito. Como se dice: “Lo que va por delante va por delante”.

 

 

Binomio. Material de Sensorial

 

Me gustaría desmitificar este aspecto porque considero una muy buena opción llevar a nuestro hijo a una casa de niños Montessori.

 

  • Primer aspecto a tener en cuenta. La etapa de los 0 a los 6 años es la más importante de la vida, es una etapa decisiva en la que los niños desarrollan todos sus órganos psíquicos, su voluntad, su forma de trabajar, de interactuar, van construyendo su independencia y su libertad. Por lo tanto, deberíamos darle más importancia a la elección de colegio para infantil que para instituto o universidad, porque en esta etapa el niño es muy manejable y aún no tiene la capacidad de resolver problemas ni de expresarse de forma correcta, en cambio en el instituto o la universidad sí, ya puede opinar,  resolver conflictos, ha desarrollado la empatía, puede lidiar con otros adultos y compañeros, etc.
  • Segundo puntoimportante, Montessori prepara para la vida. En Casa de niños hay un ambiente preparado con todos los materiales diseñados y adaptados al momento evolutivo del niño. Es una casa preparada para los niños donde ellos son los protagonistas. Tienen libertad de elección y esto les prepara para la vida porque aprenden a seguir sus deseos , aprenden a saber qué quieren en cada momento. Cada niño trabaja de forma individual pero se valora la cooperación entre todos. La mezcla de edades (de 3 a 6 años están juntos en el aula) hace que la socialización sea más real porque en la vida no sólo socializamos con personas de nuestra misma edad. Los pequeños se apoyan en los mayores y éstos les ayudan y les guían. En una casa de niños no hay competitividad porque no hay evaluaciones, no hay comparaciones porque no todos trabajan todo al mismo tiempo, cada uno va a su ritmo con los materiales que ha decidido, por lo que los niños salen preparados para cooperar y no para competir. No se les corrige, ya que el mismo material es auto correctivo, ellos mismos se dan cuenta del error y aprenden que los errores no son algo negativo, no son una cruz en el cuaderno o una carita triste, sino son una oportunidad para continuar, para intentarlo otra vez, y lo hacen, lo intentan hasta que lo consiguen. Esto es una característica de auto superación muy importante para la vida.
  • El tercer punto es el acompañamiento. La guía (maestra) acompaña y guía a los niños, no les dice lo que tienen que hacer en cada momento, por lo que los niños ven al adulto no como una figura de autoridad a la que hay que obedecer sino como una acompañante a la que es bonito seguir. Las guías no castigan ni premian, no deben gritar ni hacer chantajes ni otro tipo de coacciones, por lo tanto es un ambiente seguro a nivel emocional.

Tablero de la multiplicación. Material de matemáticas.

 

Por lo tanto, si elegimos Montessori para la etapa de infantil aunque luego hagan la primaria tradicional les estamos dando una base que les acompañará toda su vida. Se adaptarán perfectamente a la primaria, salvando casos puntuales debido a características personales del niño, como podría ocurrir ante cualquier cambio.

En líneas generales son niños que han desarrollado valores de cooperación, autonomía, compañerismo, respeto y autodisciplina. Características que harán que se adapte a cualquier ambiente y que les preparan para cualquier trabajo que deseen realizar en su vida. Es cierto que pueden notar que la forma de trabajar es distinta pero no se van a sentir perdidos ni raros en ningún aspecto. Lo más seguro es que académicamente tengan un mayor nivel y emocionalmente tengan la madurez necesaria para entender que al cambiar de lugar cambian la forma de trabajar.

De la misma forma que un niño educado en casa por sus padres se adapta después al sistema, en el caso de que quiera entrar. Por ejemplo, hay niños que han sido educados en casa y después se han matriculado en secundaria para sacarse el título oficial u otros que han entrado a la universidad haciendo las pruebas de acceso. En todos los casos el adolescente o joven se ha adaptado perfectamente al sistema.

Sí, así es, no es más, no son niños raros ni especiales ni han vivido en una burbuja. Viven en el mundo real, se relacionan, sienten, sufren y se alegran como cualquier otro. No llevar a tu hijo a un lugar que te gusta sólo por pensar qué pasará después es vivir adelantando sucesos que no ha  llegado, es vivir desde el miedo y no disfrutar ni aprovechar el presente.

 

Estamos viendo desde hace tiempo como los casos de acoso escolar se disparan, y si
además, eres madre o padre de algún niño de primaria estarás al tanto de algún caso
cercano. Es un tema alarmante porque parece increíble que llevemos a nuestros hijos a
un centro escolar y no sepamos lo que puede ocurrir de puertas adentro. Sí, el acoso
escolar existe y más de lo que imaginamos, al igual que existe la violencia en el resto de
ámbitos y es que los niños son un reflejo de la sociedad, ¿por qué ellos no van a repetir
los mismos comportamientos que ven y que reciben?  La crías de todas las especies
repiten comportamientos que aprenden y los cuales les sirven de adaptación al medio.

Con esta pequeña introducción me gustaría hacer reflexionar sobre el hecho de que los
niños acosadores lo son por algo y que en el fondo, antes han sido víctimas.


¿Qué es y qué no es acoso escolar?
El acoso escolar es una situación reiterada en el tiempo en el que la víctima es
maltratada de forma psicológica o física, puede incluir burlas, humillaciones,
aislamiento, golpes, romperle objetos, zancadillas, patadas, empujones, amenazas y
cualquier otra conducta que le dañe y que si la recibiéramos un adulto sentiríamos un
maltrato.

El acoso no es una pelea puntual entre niños, aunque uno de ellos salga peor parado
porque es más débil, para que sea acoso tiene que repetirse en el tiempo y que uno sea
claramente el que inicia el maltrato. Que sea algo puntual no quier decir que vayamos a
dejarlo sin resolver excusándonos en “son cosas de niños”, nunca son cosas de niños, la
única cosa propia de los niños, porque los adultos perdemos esa capacidad, es jugar y
ser honestos. Ante cualquier problema de violencia entre niños el adulto de referencia
tiene que intervenir, ellos no se autorregulan porque no conocen aún las formas
correctas de resolver conflictos.
En situaciones de acoso tenemos 3 tipos de niños, los acosadores, las víctimas y
los observadores.

Los acosadores suelen ser niños con una baja autoestima que no han tenido una
educación adecuada por parte de sus familias, no necesariamente han tenido que ser
niños maltratados físicamente pero sí que pueden darse casos de niños que reciben
humillaciones, desatención y falta de presencia de los padres, falta de límites, niños que
hacen lo que quieren en todo momento y no tienen el límite de respetar al otro, sin
empatía, sin capacidad para ponerse en el lugar del otro. Niños que no se ven valiosos a
sí mismos y necesitan sentir esa valía abusando de alguien más débil.

Los niños que son víctima del acoso escolar simplemente son distintos. Niños con altas
capacidades que tienen otros intereses y comportamientos distintos, niños con alguna
discapacidad física o psíquica, niños de otras etnias o razas,  gorditos, con gafas y sobre
todo los niños afeminados que ya se podría asumir una posible homosexualidad.

Viven toda situación con mucho miedo y mucha tristeza, aunque sean conductas más
sutiles como burlas o “hacer el vacío” que es dejarles de lado, aislarles. No entienden
qué hay en ellos, piensan que algo malo tienen que no gustan, empiezan a sentirse
inferiores y a dudar de sí mismos, empiezan a no valorarse como personas porque los
demás les rechazan, y esto es el inicio de un camino de soledad y tristeza, un camino de
sentirse diferente y no válido. Simplemente es distinto. Y son las diferencias las que no
gustan en la sociedad y cómo se ve ya reflejado esto en la infancia, cómo los niños
hacen de espejo a lo que ven en el mundo adulto.

No sé por qué, pero parece que ser distinto en esta sociedad provoca rabia y genera
violencia. Pero hay que tenerlo claro, es una conducta aprendida de los adultos con los
que conviven estos niños.

Los que observan el acoso tienen un papel muy importante porque son los que pueden
ponerse del lado de la víctima y ayudarle, contando a un adulto lo ocurrido y
preguntándole cómo se encuentra y si necesita algo, estando a su lado y mostrando
empatía con ella. En muchas ocasiones los niños que ven los maltratos se quedan
únicamente como observadores, tienen miedo de contarlo y ser ellos las próximas
víctimas pero es muy importante que salgan de ese estado. Hay que enseñarles qué
deben hacer en el caso de presenciar cualquier tipo de maltrato, aunque sea puntual,
porque no hacer nada es ser cómplice. Debemos decirles que cuando vean un maltrato
hacia un compañero no deben reírse ni ponerse del lado del acosador, sino ir al lado de
la víctima, preguntarle cómo está y qué necesita y acto seguido ir a contar lo ocurrido a
un adulto.

Debemos explicarles la diferencia entre “chivarse” y “denunciar una situación
injusta”. Chivarse es contarle a un profesor algo que está haciendo un compañero y
que no está permitido por las normas del centro, pero que no daña a nadie, por ejemplo,
copiar en un examen, usar el móvil en clase, comer o beber en clase, etc. Esto es
chivarse y no es del todo correcto puesto que saltándose esa norma no hace daño a nadie
y recordemos que algunas normas son muy estrictas, por ejemplo, un alumno puede
comer en clase porque realmente está sintiendo mucha hambre y lo necesita, si otro se
chiva le está fastidiando. Contar una injusticia no es chivarse porque hay un ser
humano sufriendo, eso es denunciar, es ayudar a la persona que sufre para que no se
vuelva a repetir ni con él ni con otro. Los niños deben de tener muy claro esta
diferencia.

¿Cómo detectar el acoso escolar?
Es muy importante detectarlo y detenerlo a tiempo porque las consecuencias de un
acoso continuado en el niño son muy negativos, baja autoestima, depresión e incluso
suicidio.
Los padres deben estar atentos a cualquier cambio de conducta en sus hijos, si está más
irritable o violento, si tiene rabietas que antes no tenía, dolores psicosomáticos de
estómago o cabeza, no querer ir al colegio ni a las excursiones.
Los docentes deben estar también atentos a ciertas señales que pueden indicar acoso
como que el niño no socialice, esté siempre solo y triste.
El centro debe estar vigilado por adultos en todos los momentos y lugares, porque los
maltratos suelen ocurrir en los baños, pasillos, escaleras, en las horas de comedor y
momentos en los que los niños saben que no hay adultos vigilando.

Ni víctima ni acosador

Los padres no queremos que nuestros hijos sean víctimas ni acosadores y debemos
ayudarles con nuestro ejemplo y nuestra presencia a que esto no ocurra.

¿Y cómo? Primero amarles de forma incondicional, parece que todos los padres aman
así, pero no. Incondicional significa que le amamos, le respetamos y le aceptamos
aunque no cumpla nuestras expectativas, aunque no haga las cosas como a nosotros nos
gustan. Valorar todo lo positivo que hacen, decirles todos los días lo maravillosos que
son y lo orgullosos que estamos de ellos. Esto es la base de una buena autoestima y ésta
es la base de que nuestro hijo se respete a sí mismo porque sabe que es una persona
valiosa y que respete a los demás porque le han tratado con respeto. Una vez sabemos
que esta base existe enseñarles que nadie puede humillarles ni pegarles, ni él hacerlo a
los demás. Estar muy presentes física y emocionalmente como padres y escuchar todas
sus historias sin juzgarlas. Algo que funciona muy bien es, por la noche, cuando les
acompañamos a la cama, valorar el día, decir una cosa que nos ha gustado del cole y
otra que no. Podemos también decir nosotros una cosa que nos ha gustado y otra que no
para que también sepan nuestras experiencias  a lo largo del día. Con este ejercicio se
crea mucha complicidad y salen muchos sucesos que de otra forma el niño podría no
contar.

Para que no se conviertan en acosadores lo más importante es tratarlos con respeto en
casa, sin burlas, gritos, amenazas, humillaciones ni golpes. Dejarles claro que es
intolerable cualquier tipo de violencia en casa. Enseñarles a ser empáticos, poniéndoles
ejemplos de qué sentirían ellos en distintas situaciones.
Y por último, la educación emocional debería ser una asignatura obligatoria en todos los
colegios desde 1º de infantil, y otra saber gestionar conflictos de forma positiva, además
de dotarles de habilidades sociales para aprender a decir No y a defender sus derechos.

                                                   Juego de Akros “Educar contra el acoso escolar”

Este juego permite concienciar a los más pequeños para prevenir situaciones de acoso

escolar antes de que existan, así como dotarles de estrategias para afrontarlas.

 

Por supuesto, para enseñar esto a los niños deberían haber docentes formados y
preparados. Sin olvidarnos de los padres, que nuestros hijos no vean violencia, que
sepamos pedir disculpas cuando cometemos un error, que no juzgamos ni nos burlamos
de los que son diferentes, que no ponemos etiquetas por sexo, raza, política, etc. Que
aceptamos las diferencias y aceptamos a los demás tal y como son.
Repetirles una y mil veces que su libertad termina cuando está molestando o dañando a
otro ser, cuando son pequeños no lo entienden y quieren saltarse ese límite pero si lo
mantenemos con nuestro ejemplo y siendo firmes no dejando que lo traspasen, llegará
un día que les veremos siendo personas respetuosas con todo lo que les rodea. Tenemos
esa gran responsabilidad como padres, debemos cortar este círculo vicioso de violencia
que se está creando en el mundo.

Los planos de desarrollo son las etapas por las que pasa el niño desde que nace hasta que alcanza la madurez, son etapas muy definidas que suelen corresponder a las diferentes fases en el desarrollo del cuerpo. Cada etapa tiene que desarrollarse al máximo para que la próxima se desarrolle bien. Los primeros años son la base y si cada etapa se desarrolla bien y el niño ha sido acompañado de una forma respetuosa y permitiéndole seguir su propio ritmo, al final tendremos un ser humano maduro, seguro, estable y responsable.

Estos planos de desarrollo, según la pedagogía Montessori, son los siguientes:

  1. Infancia, de los 0 a los 6 años.
  2. Niñez, de los 6 a los 12
  3. Adolescencia, de los 12 a los 18
  4. Madurez, de los 18 a los 24.

 

  1. LA INFANCIA (0 a 6 años)

 

La infancia empieza con el nacimiento del bebé y dura hasta los 6 años aproximadamente, siempre teniendo en cuenta el desarrollo individual de cada niño. Tiene dos sub-etapas, de los 0 a los 3 y de los 3 a los 6 años.

Este primer plano se caracteriza porque el niño se construye a sí mismo como ser individual, único e irrepetible. Es un periodo sensorial en donde a través de sus sentidos el niño entra en contacto con el mundo que le rodea. Es la etapa más importante de la vida porque es cuando se construye la personalidad, que está formada por el temperamento que el niño trae al nacer, que es innato y heredado, y el carácter que se forma en estos 6 primeros años de vida.

“Dentro de esta etapa se observan dos subdivisiones: de cero a tres años y de tres a seis. En la primera de ellas aparece una mentalidad a la que el adulto no tiene acceso y sobre la cual no puede ejercer ninguna influencia. Luego, entre los tres y los seis años, la entidad psíquica empieza  a ser accesible, pero sólo de una manera especial”. María Montessori. Educación para un nuevo mundo.

 

Sub-plano de 0 a 3 años:

Es una etapa de grandes cambios en la que el bebé va construyendo sus facultades psíquicas y su personalidad. Construye su auto-control, autoestima, desarrolla la confianza básica y el lenguaje como un todo para posteriormente ir perfeccionándolo. Se crea el apego con la madre o persona que está a cargo del niño habitualmente y es muy importante la presencia continuada de la madre. Es muy importante también el movimiento porque es a través de él que desarrolla su inteligencia y se adapta a su ambiente. Necesita un espacio físico y psíquico seguro en el que pueda moverse libremente y observar la vida a su alrededor.

Sub-plano de 3 a 6 años:

A los 3 años el niño consolida la construcción interna que ha ido haciendo de los 0 a los 3 y la expande. Amplía el lenguaje que ya ha adquirido. Su desarrollo físico ahora es más lento pero tiene un mayor control de su cuerpo y va conociendo sus habilidades físicas, el control del movimiento es más refinado y coordinado por lo que es capaz de hacer muchas más cosas.

A los 3 años ya empiezan a interesarle otros niños en cuanto a  juego social, antes de esta edad puede observar a otros niños y cuando están juntos juegan en paralelo pero no suelen establecer un juego socia entre ellos. Con 3 años ya empiezan a interesarse por interactuar con otros niños y adultos que no sean sus personas de referencia.

El ambiente debe permitirle este contacto social y el desarrollo de su independencia, darle la oportunidad de usar sus habilidades adquiridas en la etapa anterior y otras nuevas que irá adquiriendo y ofrecerle experiencias con el mundo externo que le rodea.

El adulto debe responder a las necesidades del niño, ser una persona segura, firme y congruente. Amoroso pero capaz de poner límites porque son éstos los que van a proporcionar un ambiente seguro tanto física como emocionalmente en el niño. El adulto es un modelo que el niño quiere seguir, nos ama incondicionalmente y por eso quiere aprender y copiar todo lo que hacemos, de ahí la importancia de nuestra conducta.

 

  • LA NIÑEZ (6 a 12 años)

 

A los 6 años el niño está completamente adaptado a su mundo y a su cultura, habla perfectamente su idioma o cualquier otro con el que ha estado en contacto. El niño ya ha creado sus facultades psíquicas y es más consciente de cada situación que le acontece y ya va sabiendo cómo manejarse en cada una de ellas, aunque sigue necesitando al adulto que le sirva de referencia, sobre todo en la gestión eficaz de conflictos.

Es un periodo movido por una mente más razonadora, no tanto emocional, por lo que empieza  a querer ampliar sus conocimientos sobre el mundo. Necesitan explorar la sociedad en la que vive y saber cómo funciona. Empiezan las preguntas constantes y el ansia de saberlo todo. Empiezan  a querer manejar conceptos más abstractos. Es también un periodo de cuestionamientos morales, lo bueno y lo malo, lo que está permitido y lo que no. Se crean los valores que le sustentarán mas adelante.

El niño en este periodo tiene un crecimiento uniforme y su desarrollo mental y físico va aumentando. Hay cambios físicos importantes como la pérdida de los dientes de leche y el reemplazo por los definitivos. El cuerpo es más delgado y crece en altura.

A nivel social es la etapa de la amistad, de crear sus primeros amigos de verdad, de querer trabajar en grupo. El ambiente que le proporcionemos debe ser más amplio que antes porque ya empieza a tener relaciones sociales fuera de casa y es muy importante que tenga contacto con la realidad, necesita salir a la sociedad.

El ambiente escolar o académico que le proporcionemos debe ser más amplio que en los 6 primeros años y debe de tener contacto con la realidad. Debe ser tal que le permita buscar las razones detrás de los fenómenos físicos, químicos y biológicos.

El adulto en esta etapa debe de ser un “cuenta cuentos de la realidad”, una fuente de información constante, científica y rigurosa. Tiene que seguir siendo amoroso, justo y firme con los límites. Saber escucharles mucho.. Tiene que ser un facilitador y mediador en los conflictos que van a surgir a diario. Los niños en esta etapa aún no saben como gestionar los conflictos que surgen entre ellos, el adulto que les acompaña, primero tiene que ser un modelo positivo a seguir en la resolución de conflictos y después estar al lado de ellos a la hora de solucionar los que ellos viven. Debe darle la libertad necesaria para que experimente sus recién adquiridas habilidades sociales.

En esta etapa podemos ver una sub-etapa en los niños de 10 a 12 años, el pre-adolescente. Estos niños han comenzado ya su transformación corporal hacia la adolescencia pero psicológicamente todavía son niños, este desfase entre lo corporal y psicológico es lo que le hace tener, en ocasiones, comportamientos erráticos. Pueden ser irrespetuosos y mostrar una actitud cínica, sobre todo, ante figuras de autoridad. De nuevo es preciso tener al lado un adulto de referencia amoroso y firme.

 

 

  • ADOLESCENCIA (12-18)

 

Este es un periodo muy intenso de grandes cambios y transformaciones, igual que el primer plano de 0 a 6 años. Hay dos sub-planos, igual que el primer periodo.

Sub-plano de 12 a 15:

Es el nacimiento del individuo social. Es una etapa de inestabilidad física y psicológica, de desánimo y dudas acerca de sí mismos. Revaloran lo que son, a lo que le dan importancia, lo que quieren. Hay muchos cambios hormonales y comienza la búsqueda del otro sexo, con esto la capacidad de crear amistades profundas.

Sub-plano de 15 a 18:

Se vuelven más estables. Tienen una gran urgencia de ser independientes y de sostenerse económicamente. Se va formando su personalidad social y su conciencia social, se ven más como ciudadanos del mundo.

Sus emociones son frágiles, lloran mucho, tienen épocas depresivas y sus sentimientos están siempre a flor de piel, son muy empáticos. No les gusta el autoritarismo y las críticas. Necesitan poner sus emociones en algo y desarrollan sus habilidades artísticas como pintura, escritura, música, etc. Se especializan en hacer cosas y van descubriendo sus propias habilidades. Quieren probarse a sí mismos ante su grupo de referencia pero les mueve mucho el compañerismo y desean que todos lo logren al igual que él. Suelen ser insistentes y estar muy presentes para ayudar al menos diestro o al más miedoso y el triunfo del compañero será parte de su triunfo, como si esto lo uniera al resto de la humanidad.

Necesitan un ambiente académico que les interese y en el que ellos puedan elegir las actividades que les gustan, de nada sirve cargarles con temas para memorizar porque no le van a ver el interés. Necesitan saber que están aprendiendo y haciendo algo útil para la sociedad y para el bien común. Deberían prepararse, ante todo, para saber realmente lo que van a querer hacer después, porque cuando lo sepan podrán dedicarse con pasión a ello.

El adulto que les acompaña debe valorarle  independientemente de lo que haga. Deben demostrarle que el amor que siente por él es incondicional, que lo que hacen no afecta a lo que se siente por ellos. Que respete su personalidad y sus decisiones. Con sentido del humor, ya que los adolescentes tienen un gran sentido del humor. Que le escuche sin juicios, que confíe en él y que siga siendo firme con los límites que van a tener que ver, sobre todo, con el respeto y la convivencia.

Durante todo esta etapa de los 12 a los 18 años se nos da la oportunidad de sanar las heridas de la infancia. Es como un volver a nacer. La adolescencia es una oportunidad para curar las huellas mnémicas, son huellas que se crean en la infancia y se quedan grabadas en el inconsciente y que todos tenemos.  En la adolescencia podemos explorarlas, sacarlas y sanarlas.

 

  • MADUREZ (18-24)

 

Los jóvenes a esta edad ya son capaces de contribuir a la sociedad. Es un periodo de consolidación y expansión. Existe en ellos un deseo de auto realizarse para alcanzar un equilibrio moral. Ya ha desarrollado su personalidad social y puede tomar decisiones y aceptar las consecuencias. es una etapa en la que se consolida la independencia psicológica y económica.

Como conclusión decir que es muy importante conocer estos planos de desarrollo por los que pasa el niño desde que nace hasta que es un adulto maduro y responsable. Conociéndolos podemos acompañar mejor a nuestros hijos o alumnos, entenderles y aceptarles para poder responder de forma adecuada a las necesidades de cada etapa y apoyar su desarrollo. Termino con algo que dije al principio del post, si somos capaces de acompañarles de forma adecuada a través de estos años de crecimiento, al final veremos un adulto autónomo y responsable a la vez que respetuoso con toda su comunidad.

 

La torre rosa es un material bellísimo que pertenece al área de sensorial. Algunos materiales de este área no fueron creados por María Montessori sino que ella encontró estos materiales y trabajó con ellos. Fueron dos médicos franceses, Itard y Seguin  los creadores. Ambos trabajaron con niños con retraso mental y primero fue Itard el que creó ciertos materiales y después Seguid los perfeccionó. En los años 1900 la Dra. Montessori rastreó y encontró los diseños de estos materiales y trabajó con ellos. También tuvo influencia el psicólogo alemán Wilhelm Wundt, (1832-1920), que construyó una torre como la que hoy conocemos como “torre rosa”. Él pedía a los niños que la construyeran y luego la derribaran, usando ésto como una medida de inteligencia.

Cuando comenzó su trabajo en san Lorenzo, con la apertura de su primera casa de niños en 1907, la Dra. Montessori usó estos mismos materiales, los cuales fueron probados y elegidos de acuerdo a la extensa observación que ella hizo acerca de la elección espontánea que provocaban, el interés, la influencia con la que eran usados, la concentración que producían dando al niño sentido de  perseverancia, éxito y confianza.

casa dei bambini

La Torre Rosa, se le presenta al niño a partir de los 3 años aproximadamente. Está compuesta por 10 cubos de madera rosa que difieren en 3 dimensiones: alto, largo y ancho; cuya medida aumenta progresivamente.

torre-rosaEste material tiene como propósito la discriminación visual de dimensiones y el control muscular de la mano y la vista. También de forma indirecta se prepara al niño para desarrollar la mente matemática (orden y precisión) y el refinamiento del movimiento voluntario. Tiene su control de error, como todos los materiales Montessori, es decir que el niño/a no necesita que nadie le diga si está bien hecho el trabajo ya que el mismo material se lo muestra. El niño, cuando esté preparado se dará cuenta de que los cubos no están montados de forma correcta porque notará la desarmonía visual que se produce.

Presentación 1.

  • La guía (el adulto) irá con el niño al lugar donde está la torre rosa  y le dirá que van a trabajar con ella. Le pide al niño que coloque una alfombra en el suelo en un lugar alejado de la torre. No al lado para que el niño tenga que caminar con los cubos en la mano.
  • La guía le dice que van a llevar los cubos a la alfombra, uno a uno, los primeros los lleva ella y le muestra al niño cómo cogerlos. Coge el cubo más pequeño por la parte superior, con todos los dedos de la mano derecha y coloca la palma izquierda unos 5 cm abajo del cubo, por si se le cae. Lo lleva a la alfombra y lo coloca en la parte derecha de la misma. Lleva uno por uno 3 cubos más, de la misma forma y los va colocando, mezclados, en la parte derecha de la alfombra.
  • Invita al niño a llevar los cubos que quedan. Cuando terminan de llevarlos todos se sientan en la alfombra para empezar a montar la torre.
  • Primero la monta la guía para que el niño la observe. Coge el cubo más grande y lo coloca en el área izquierda de la alfombra, va cogiendo los siguientes y los va colocando uno encima del otro. Cuando terminan se levantan y observan la torre desde todos sus ángulos.
  • Quita uno por uno los cubos, los coloca mezclados en la parte derecha de la alfombra e invita al niño a hacerla.
  • El niño comienza a hacerla y se le deja que la hago solo, no se le corrige. Si la monta perfecta es porque se nos pasó la edad de presentación, ya que lo ideal es que no sepa montarla e investigue cómo hacerlo.
  • Cuando termina de trabajar con ella, se desmontan los cubos y se van llevando a la base para dejarla como estaba. En este momento de colocarla en su base sí que puede ayudarle la guía para que se quede montada correctamente.

CIMG9008

A partir de esta primera presentación se le pueden mostrar otras formas de trabajar con la torre e incluso se pueden hacer juegos de memoria.

Presentación 2. Se pasa el cubo más pequeño por los espacios entre los cubos

  • Esta presentación se hace cuando el niño ya sabe montar la torre.
  • Se colocan los cubos uno por uno alineándolos en la esquina superior izquierda, de forma que la parte de atrás y lado izquierdo queden unidos.
  • La guía toma el cubo más pequeño y lo pasa por la cornisa que hay entre el cubo más grande y el que le sigue, empezando de izquierda a derecha, primero por enfrente del cubo y luego dando la vuelta hacia el lado derecho, para que el niño note que la diferencia de dimensiones entre cada cubo es igual al tamaño del cubo más pequeño.
  • Hace lo mismo en todos los espacios
  • El cubo más pequeño es la unidad de diferencia.

Después de esta presentación se puede montar la torre con antifaz.

Los juegos de memoria que se pueden hacer son los siguientes:

  1. Montar la torre utilizando dos alfombras a distancia:   Se colocan dos alfombras con cierta distancia entre ellas. En una se colocan los cubos desmontados y desordenados y el niño debe llevarlos uno a uno a la otra alfombra para ir montándolos. Coge el bloque más grande y lo lleva, después viene a por el que le sigue y así con todos.
  2. Se le pide que traiga un cubo más grande o más pequeño:Utilizando también dos alfombras y estando los cubos desmontados y desordenados en una de ellas, la guía toma un cubo mediano y lo lleva a la otra alfombra. Le pide al niño que vaya a la alfombra donde están los cubos y le traiga otro diciendo por ejemplo: “Trae el cubo que le sigue a este” “Trae un cubo más grande o más pequeño”.

Este es el trabajo que se puede mostrar al niño con la torre rose pero después él podrá trabajar con ella como se le ocurra y podrá hacer las variaciones que quiera, ahí ya entra su imaginación.

Espero que disfrutéis muchísimo este material.

 

GUIA PARA QUE PUEDAS TRANSFORMAR TU AULA.

 

Si me pongo a soñar acerca de cómo me gustaría que fuera el sistema educativo público me viene a la mente Montessori, será porque soy una enamorada de esta pedagogía, aunque soy consciente que no le gusta a todo el mundo. Entonces, pienso en escuelas públicas con libertad de elección en cuanto a la pedagogía que siguen, eso sería ideal, poder elegir un cole para tus hijos que dependa más de su metodología y no tanto de otros factores.

Hoy quiero escribir sobre cómo es un cole Montessori y cómo se podría adaptar a nuestro sistema público, ya hay aulas y maestras que están haciendo ese cambio.

IMG-20150831-WA0001

Un cole Montessori necesita, lo primero, maestras formadas en la pedagogía, así pues deberían ser Guías formadas, o al menos tener algún tipo de formación al respecto, es lógico, como cualquier otra disciplina necesita una formación, ya que para poder ejercer se necesita una gran transformación interior que se lleva a cabo durante la formación de Guía. Se necesita un cambio de la mirada hacia los niños y niñas. Se necesita una mayor confianza en ellos, y por tanto, estar preparada para darles mayor libertad y autonomía de la que se les permite en la escuela tradicional. Os cuento un ejemplo real, el otro día me contaba una amiga que su hijo de 1º de Primaria, casi 7 años,  no se pudo limpiar al ir al baño porque se le había olvidado coger el papel. ¿Cómo? me extrañé yo. -¿No tenéis papel en el baño? – No -le dijo él – el papel está en el aula y allí lo cogemos para ir al baño. ¡¡¡Menuda sorpresa la mía!!! ¿Cómo entendemos esto? Los niños de 1º de primaria parece que no están preparados ni se confía en ellos para que tengan papel en los baños, supongo por si hacen mal uso de él, esto es una falta de libertad y de confianza tremenda. Esto hace que en etapas posteriores estén tan contenidos los niños que cuando les das un poco de libertad se revolucionen porque no saben qué hacer con ella, no saben gestionarla. Esto no ocurre en un aula Montessori. Los niños desde los 3 años van solos al baño y cuando lo necesitan, sin pedir permiso, y tienen a su alcance todo lo necesario para su aseo personal. Este es sólo un ejemplo pero podría poner muchos más.

Para poder cambiar la mirada hacía el niño se necesita una gran transformación interior. Lo primero es la preparación del adulto que acompaña a los niños. Una vez la maestra está preparada para el cambio nos ponemos manos a la obra. Montessori necesita la mezcla de edades para que se dé una socialización más rica entre los niños, en la etapa de infantil, es decir, de los 3 a los 6 años, los niños están juntos y a ese aula la llamamos “Casa de niños”, viene de la “Casa dei bambini” que María Montessori creó para los niños con los que inició su método. Se trataba de hacer un aula en la que los niños se sintieran como en su propia casa, era realmente una casa de niños, donde todo está a su alcance y pensado para ellos. En el sistema público actual no es posible mezclar edades, así que tendríamos que adaptar cada aula y poner material adecuado para cada edad, se puede hacer aunque no es lo ideal porque se pierden los beneficios, cómo los de 6 años ayudan a los de 3 y se pierde el que cada niño lleve su propio ritmo porque es posible que uno de 4 necesite un material de menos edad o de más.

El siguiente punto sería recomponer la estructura del aula, fuera tantas sillas y mesas, no una por niño y no cada mesa marcada con el nombre del niño. Lo ideal es que haya 1/3 de mesas de los niños que hay en clase, por ejemplo, para 25 niños unas 8 mesas. Sillas sí que habrá una para cada niño pero no es necesario ponerlas todas, ya que es más importante que haya espacio para moverse libremente por el aula y tanto mueble que dificulta el movimiento, además, será poco probable que estén todos los niños sentados al mismo tiempo trabajando, hay muchos materiales que se trabajan en alfombras en el suelo. En el único momento que se necesita estar todos sentados con la guía o maestra lo hacemos en el suelo, y son los momentos de asamblea.

Otras características que debería tener el ambiente ideal y que podemos intentar conseguir en la medida de lo posible son:

  •   Un ambiente bello y limpio.
  •  Con luz natural y paredes de color blanco
  •  Con salida al exterior de forma libre, no al patio, sino a una terracita donde estén algunos materiales de vida práctica.
  • Sólo se pone un material de cada, para que los niños aprendan a esperar cuando otro lo esté usando.
  • Todo ordenado siguiendo las áreas que luego os cuento.
  • Todo al alcance de los niños.
  •  No se usan materiales de plástico ni de juguete, todo es real para que el niño sepa cuidar de ellos. Las jarras y vasos para beber agua son de cristal, si se rompen, se recogen y se limpia, para ello está el adulto custodiando. Los niños así aprenden a tratar los materiales más frágiles.

En Montessori tenemos 4 áreas básicas donde se incluyen todos los materiales y aspectos a trabajar con el niño, son: vida práctica, sensorial, lenguaje y matemáticas. El aula deberá estar ordenada según estas 4 áreas. No voy a extenderme en materiales porque ya escribí un post sobre esto: “Material Montessori por edades

1. Vida práctica.

Son los primeros materiales que se muestran a los niños cuando entran al ambiente con 2 años y medio o 3. Son ejercicios para mantener el ambiente limpio, aseo personal, gracia y cortesía (relaciones sociales) y ejercicios de trasvase de líquidos y sólidos. También incluimos todo lo relacionado con arte y educación plástica.

WP_20150823_13_42_08_Pro

2. Sensorial

Es todo aquel material que le ayuda al niño a trabajar con sus sentidos, tiene el propósito de desarrollar sus percepciones sensoriales y refinarlas. Pondremos material para cada uno de los sentidos y dependiendo del aula adaptado a la edad, ya que no será posible la mezcla de edades. Incluimos aquí también geografía e historia.

WP_20150823_13_43_07_Pro

3. Lenguaje. Son los materiales destinados a la adquisición y perfeccionamiento del lenguaje oral y posteriormente escrito. Empezamos con materiales destinados al enriquecimiento del vocabulario, después lenguaje escrito y lectura, el fin último de la lectura será la comprensión lectora. Estos materiales los elabora la guía en función de su aula.

WP_20150823_13_43_35_Pro

4. Matemáticas. Es el área que se trabaja más tarde ya que los niños suelen estar preparados para las matemáticas a partir de los 5 años, por lo tanto hasta el aula de 2º de infantil no haría falta poner mucho material de matemáticas. El material de las distintas áreas hay que elaborarlo o comprarlo, cada material tiene una forma precisa de presentárselo al niño. Como ya he dicho antes, se tiene sólo un material de cada por aula. En esta entrada no puedo contar qué materiales tendremos que elegir para cada aula y como presentarlos porque sería muy extenso.

WP_20150823_13_41_16_Pro

Si estás interesada en dar un cambio Montessori a tu aula puedes contactar con nosotros y podemos orientarte personalmente.

Para mí, lo más importante en un aula Montessori es la mirada al niño, la forma de acompañarle en su día a día.

  • Los niños van entrando al aula por la mañana conforme llegan, no se hace asamblea todos los días, cuando llegan la guía saluda y el niño ya se dirige a elegir el material con el que quiere trabajar.
  • Un día a la semana o en los momentos que se necesite la guía reúne a todo el grupo y hacen asamblea para hablar de aspectos que se necesiten tratar.
  • No hay castigos ni recompensas. Los castigos no funcionan y degradan al niño. Las recompensas no son necesarias porque el niño se da cuenta por sí sólo de las cosas que va haciendo bien, y eso ya es en sí mismo una recompensa intrínseca para él.
  • El material Montessori es auto correctivo, es decir, si el niño no lo hace bien el mismo material se lo indica y probará a hacerlo de nuevo hasta que le salga, es un material que invita a la repetición y a la concentración, por lo tanto, no se corrige nunca a los niños porque cuando estén preparados para ver su error lo verán por ellos mismos y si no están preparados de nada sirve corregirles.
  • La guía debe conocer todo el material y saber cómo se utiliza y cómo presentarlo al niño.
  • Las presentaciones son individuales. La guía, mediante la observación previa y la edad del niño, elige qué materiales pueden ser aptos para cada niño. Debe de tener un registro de cada niño con todos los materiales e ir indicando cuales le ha mostrado y si los tiene superados o no, es una forma de ver el progreso del niño.
  • No se le evalúa ni se le dan notas numéricas, pero sí que la guía lleva un registro de lo que va trabajando cada niño para posteriormente informar a los padres o para las evaluaciones del centro.
  • ¿Cómo se hace una presentación? La guía llama al niño y le pide que le acompañe a la estantería donde está el material que le va a mostrar. Le pide al niño que lo coja y lo lleve a una mesa o alfombra. Allí la guía, le muestra con movimientos lentos y precisos cómo se utiliza, después le pide que lo haga él. Mientras el niño lo hace ella puede irse y dejarle sólo con el material. Así va haciendo presentaciones individuales a cada niño.
  • Los niños eligen libremente qué material hacer, siempre y cuando se les haya presentado. Tienen libertad de movimiento, de elección de trabajar o no, de ir al baño, de comer y beber cuando quieran. No hay un horario de almuerzo, en el aula hay un espacio destinado a almorzar y allí se pone una bandeja con el almuerzo del día y el agua. Cada niño va a almorzar cuando lo necesite.

WP_20150823_13_43_21_Pro

Para finalizar y a modo de resumen unas pinceladas de cómo sería el manejo diario del aula:

  • Acercarse al niño con una actitud positiva cada nuevo día, da igual lo que haya pasado otros días con un niño en concreto.
  • Reconocer que cada niño es diferente.
  • Respetar la dignidad de los niños, hablándoles de forma adecuada y si hay que hacer algún comentario a su comportamiento hacerlo en privado.
  • Mostrar satisfacción con el progreso del niño.
  • Ayudarles sólo cuando nos lo piden.
  • Creer y confiar en el niño.
  • No compararles.
  • Observar, esperar y actual. No reaccionar.
  • Siempre interrumpir y re-direccionar conductas disruptivas. Los niños necesitan del adulto para gestionar sus conflictos. Necesitan un modelo adecuado de comportamiento ante los conflictos.
  • Ponerse a nivel del niño, manteniendo el contacto visual y hablando en voz cálida y suave.
  • Evalúate a ti misma al final del día.
  • La duración ideal del tiempo de clase son 3horas por la mañana.
  • Promueve la independencia de los niños.
  • Establece límites desde el primer día y sé coherente con ellos.

Creo que aquí os he mostrado unas pinceladas sobre cómo se aplica Montessori, soy consciente que falta mucha información pero me resulta imposible contarlo todo porque sería muchísima información de golpe. Me encantaría saber que en muchos colegios las aulas de infantil se van transformando en aulas en las que los niños pueden moverse y trabajar de formas distintas. Donde no hay castigos y donde no están sentados haciendo fichas, dónde no tienen que pedir permiso para ir al baño y pueden elegir si sentarse o estar de pie y dónde sentarse. Si no es Montessori que sea otra pedagogía pero ojalá vayamos, entre todos, cambiando la forma de relacionarnos con nuestros niños, ellos lo esperan así de nosotros. Cualquier duda o si necesitáis más información no dudéis en poneros en contacto con nosotros.

 

Época de Adviento, de repasar nuestro año mientras esperamos la Navidad, con la que celebramos el amor incondicional y la confianza en el ser humano. Nos preparamos para renacer siendo mejor personas, coincidiendo con el solsticio de invierno que nos traerá la noche más larga del año. Esperamos mientras observamos y analizamos qué ha pasado con nosotros en este año, tomamos conciencia y nos preparamos para el futuro pero siempre sabiendo que lo único que tenemos es el presente.

Es bonito en esta época preparar un calendario de Adviento para nuestros hijos o para toda la familia, incluyendo cada día un deseo o alguna actividad a realizar juntos, los niños estarán encantados. También podemos incluir algún regalito en algún día, más allá del típico bombón o chuche. En la web tenéis algunas ideas que seguro les encantan.

A los niños les ayuda tener un calendario de adviento para saber cuántos días quedan para Navidad y de paso podemos explicarles el significado real de estos días. El tema es preparar este tiempo y prepararnos para renacer, aceptando nuestras luces y sombras.

Los niños aman la Navidad porque reciben regalos sí, pero también porque todo cobra un aire de fantasía y de magia, las calles se llenan de luces, de villancicos y las familias se unen, la tribu de nuevo se junta para comer, cantar, reir y compartir. ¿Qué puede haber más maravilloso que todo eso? Los niños sí que saben dónde está lo bueno.

La Navidad ya casi está aquí y en Bonicos no queremos consumir y consumir sin sentido, porque no es esa nuestra forma de vida y de educar a los niños, no es nuestra idea que los niños reciban muchos regalos sino que el que reciban sea desde el corazón, sea un regalo especial para él, que hayamos pensado sintiéndonos en su piel, conociéndole y sabiendo que es lo que desea, que es aquello que va a sacar lo mejor de él.

Regalos que nos hagan sentir especial, tanto al hacerlos como al recibirlos, regalos al ritmo de los niños, y para ello debemos bajar el nuestro, tan frenético, tan atropellado que no nos permite vivir con conciencia plena. Vamos a frenar, a ponernos a su altura, a permitirles desayunos de una hora, a permitirles hacer tonterías mientras se asean, a cantar por la casa, a tirarnos al suelo aunque esté sucio y frío, a mirarles cada vez que digan ¡mira mamá! Vamos a vivir más lentos para poder mirarlos, escucharlos y sentirlos. Entonces podremos regalarles, primero nuestro tiempo que es lo que realmente ellos quieren y después un regalo desde la conciencia de unidad con ellos.

Vamos a regalarles muchos besos y abrazos de toalla calentita al salir del baño, besos cuando duermen y puedes mirar su alma porque miras más allá, abrazos eternos que te abren el corazón, sopita calentita de pollo que lo cura todo y crepes de chocolate y miel por las mañanas para desayunar. Una Navidad sin prisas, sin coches, sin lujos pero con la seguridad de sentirte en tu hogar.

Cantar, mirar, respirar, abrazar, besar, aceptar, creer, confiar, respetar, pero antes de poder ofrecer todo esto no te olvides de ti misma, de ti mismo y mírate, respírate, abrázate, bésate, acéptate, créete, respétate y amate porque qué mejor regalo podemos dar a los demás que ofrecer la mejor versión de nosotras mismas.

Son también momentos de agradecer y compartir. Una bonita forma de empezar el día es hacer un repaso por todo aquello que tienes y dar las gracias, desde lo más insignificante a lo que más valoras. Compartir lo que tenemos, pensar que hay muchísimas personas para quienes estos días son tristes porque les falta algo. Ser solidarios con alguna causa que nos mueva sería una buena opción.

Vivamos la verdadera Navidad.

Nuestro proyecto Bonicos.es está creado desde la necesidad de dar un servicio coherente con nuestra forma de vivir y de criar a nuestros hijos. Todos nuestros productos están elegidos desde la confianza y respeto a los ritmos de los más pequeños.

Desde Bonicos.es os deseamos una feliz y tranquila época de adviento, que os sirva para tomar conciencia sobre qué tipo de Navidad queremos vivir este año y que cada día os acerque más a la unión y armonía con los seres que os rodean.

 

 Sonajero natural de Grapat

 

Los seres humanos nacemos con la necesidad vital de establecer un vínculo con una persona especial, que normalmente es nuestra madre biológica, que nos ha sostenido y nutrido durante 9 meses. Con el nacimiento se produce la separación física pero se empieza a crear desde el minuto cero una vinculación emocional, que va a permitir que el bebé siga creciendo y se desarrolle como un ser humano feliz y adaptado.
Entre las especies animales, los seres humanos, al nacer, somos los más inmaduros, por lo que somos incapaces de sobrevivir solos. Esto hace que el bebé tenga una necesidad de intimidad con otro ser humano, de su asistencia constante. Es vital tener una relación próxima y constante con otro ser humano que le va a garantizar su supervivencia. En base a este tema se crearon desde el psicoanálisis varias teorías del apego humano, la que más repercusión tuvo fue la Teoría del Apego de John Bowlby ( 1907- 1990) y posteriormente Mary Ainsworth (1913- 1999) creó “La situación del extraño”.

La Teoría del Apego de Bowlby nos cuenta que el bebé nace con un repertorio de conductas que tienen como finalidad vincularse a sus padres, buscando siempre la proximidad con su cuidador principal, normalmente la madre que será su figura de apego, resistirse a la separación protestando si se ve solo y utilizar a la figura de apego como base de seguridad para explorar el mundo. Estas conductas son la succión, las sonrisas, el balbuceo, la necesidad de estar en contacto físico con el cuerpo y el llanto.

Esta teoría tiene una relevancia universal ya que la importancia del contacto continúo con el bebé y que su figura de apego esté siempre disponible para él es algo que se da en todas las culturas.

Mary Ainsworth, en 1960, realizó un estudio longitudinal del proceso de apego en niños, al que llamó “Situación extraña”. Encontró 3 patrones principales de apego:

  1. Apego seguro
  2. Apego inseguro ambivalente
  3. Apego inseguro evitativo

En una situación de laboratorio se observaban los comportamientos de bebés de 18 meses. Se trataba de una habitación desconocida para el bebé, en la cual entraba con su madre y había juguetes. Se observaba primero cómo el bebé exploraba la habitación, después la madre salía despidiéndose y se observaban las reacciones del bebé, enseguida entraba un extraño que intentaba consolarle y finalmente entraba de nuevo la madre y se obserbaba cómo la recibía.

En base a este estudio establecío los 3 tipos de apego que se establecen muy pronto en el bebé y le acompañan durante su vida en el resto de relaciones que establezca

  1. Apego seguro.

Los bebés exploran de forma activa mientras están en presencia de su madre, se alejan tranquilos de ella pero buscan el contacto visual de vez en cuando. Si la madre se va protestan y lloran y no suelen calmarse con un extraño aunque aceptan el consuelo. Cuando regresa la madre la reciben con alivio, la saludan y se calman y tratan de entrar en contacto físico con ella.

Este tipo de apego se desarrolla en los bebés que reciben muestras de cariño, protección y disponibilidad por parte de sus madres de forma constante, lo que les permite sentir seguridad. Son bebés sociables con la gente cuando la madre está presente, cálidos, positivos y adaptados. De adultos puede que sean personas con relaciones  íntimas satisfactorias y con un nivel mayor de autoestima.

2. Apego inseguro-ambivalente.

Los bebés no exploran en presencia de la madre, están pegados a ella.  Cuando se quedan solos lloran mucho y muestran mucha angustia. Con el extraño no se consuelan ni lo aceptan y cuando regresa la madre no siempre la reciben bien, buscan el contacto con ella pero pueden seguir llorando, no mirarla, pegarle, es decir, le muestran su enfado por haberse ido. Mezclan comportamientos de apego con expresiones de protesta, enojo y tristeza.

Este apego se desarrolla en bebés que no han recibido atención de forma consistente, a veces su figura de apego ha respondido a sus necesidades y otras veces no, por lo que ellos no tienen la confianza respecto al acceso y respuesta de sus figuras de apego. Probablemente serán adultos inseguros en sus relaciones interpersonales.

3. Apego inseguro-evitativo

Son bebés que exploran el ambiente con la mdre presente y cuando ésta sale de la habitación no protestan ni lloran. Cuando llega el extraño no suelen estar llorando y si lo están se calman con él. Cuando regresa la madre no suelen buscar su cercanía, a veces ni la miran. El bebé no da muestras de interés por su madre ni cuando está presente ni cuando se marcha, sí que tiene interés por ella y la necesita pero está inhibiendo sus manifestaciones de cercanía porque así lo ha aprendido.

Son bebés que no han recibido atenciones constantes de sus figuras de apego por lo que no han desarrollado el sentimiento de confianza, se sienten inseguros y han aprendido que aunque lloren no son atendidos. De adultos pueden ser personas frias que les cueste establecer relaciones íntimas.

Teniendo en cuenta estos estudios podemos ser conscientes de lo importante que es este primer vínculo que establecemos con nuestros hijos, es como poner una buena base, una base segura que le va a acompañar toda su vida. No se trata de no atender al bebé para que aprenda a estar solo, a dormirse solo, etc., sino todo lo contrario, se trata de estar disponible siempre para que se cree este sentimiento de seguridad que será el que le permita ser un adulto independiente. Todo lo contrario. Bebés bien vinculados y dependientes serán adultos libres e independientes.

Bowlby propuso en 1951 que la privación materna no solo causaba depresión en la niñez, sino también hostilidad e incapacidad para establecer relaciones saludables en la vida adulta.

Una bonita forma de cambiar el mundo que tenemos las madres es esta, crear vínculos fuertes y seguros con nuestros bebés para que se conviertan en adultos que confían en sí mismos, en los demás y en el proceso de la vida.

Hoy voy a hablaros de la mente absorbente, un término sacado de la pedagogía Montessori. Es esa capacidad tan alucinante que tienen los niños de absorber todo lo que les rodea, es una necesidad para ellos puesto que lo absorben para adaptarse al medio que les ha tocado vivir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La mente absorbente es la capacidad innata e indiscriminada, no tiene filtros, que tiene el niño durante parte de su infancia (de 0 a 6 años), de absorber el ambiente y hacerlo parte de sí mismo. Es un estado creativo inconsciente en el que el niño absorbe el ambiente para auto construirse y adaptarse a él.

La mente absorbente tienen dos funciones básicas:

  1. Adaptación al ambiente.
  2. Construcción de los órganos psíquicos: orden, lenguaje,refinamiento del movimiento, refinamiento de los sentidos, inteligencia, voluntad y memoria.

Para que la mente absorbente trabaje al 100% de su capacidad necesita actividad, exploración y movimiento, por eso es tan importante que dejemos a los niños moverse, que gateen, caminen, toquen, huelan, chupen, exploren con todos sus sentidos. Todo lo que podamos dejar a su alcance, sin peligro, es bueno para que vayan descubriendo y absorbiendo todo lo que les rodea: lo físico, lo emocional, el comportamiento, los valores, las actitudes, etc.

 

 

María Montessori hablaba del “embrión espiritual o psíquico” para referirse al periodo postnatal del bebé, desde el nacimiento hasta los 2 años aproximadamente, que es el tiempo que necesita el ser humano para desarrollar sus órganos psíquicos.

“El recién nacido tiene un periodo de vida que ya no es el del embrión físico y tampoco se parece al que presenta el hombre que será más tarde. Este periodo postnatal, que puede definirse como periodo formativo, es un periodo de vida embriológica constructiva que hace del niño un embrión espiritual” María Montessori. La mente absorbente, pág. 85

El nacimiento es el primer paso para la separación y la independencia pero aún tendrán que pasar muchos meses hasta que el bebé empiece a percibirse como un ser independiente de su madre. El ser humano tiene una larga infancia, a diferencia de otros animales, para poder desarrollar sus órganos psíquicos, formando su psique y su personalidad. La mente absorbente es la que permite que todo esto se lleve a cabo de manera natural a través de la absorción del ambiente.

Lo que guía al niño es su maestro interior y es muy importante que el adulto que le acompaña conozca esta construcción psíquica. Igual que confiamos que los bebés hacen las cosas que necesitan para su desarrollo también debemos confiar que los niños de 5 y 6 años están haciendo lo mismo. Confiamos en que un bebé come lo que necesita, aprende a caminar, a hablar y a relacionarse siguiendo sus ritmos pero cuando llegan a la etapa escolar dejamos de confiar en ellos. Su maestro interior sigue guiándoles y ellos buscan las cosas que necesitan aprender, a ellos también les guía la mente absorbente y su necesidad de adaptación.

 

 

Existen unas bases para que la adaptación en los niños se produzca de forma satisfactoria:

  1. Seguridad, que el niño se sienta seguro, amado, respetado y aceptado.
  2. Movimiento, tener la posibilidad de moverse por el espacio para poder manipular los objetos que hay a su alrededor.
  3. Comunicación para poder expresar lo que sienten.
  4. Habilidad de escuchar lo que expresan los que le rodean.

Una buena adaptación significa felicidad, tranquilidad, equilibrio interno y todo esto se traduce en seguridad personal.

¿Qué podemos hacer los adultos para favorecer el proceso de adaptación?

  1. Preparar el ambiente en casa para que el niño esté seguro y tenga a su alcance objetos adecuados para su desarrollo.
  2. Responder a sus necesidades básicas para que desarrolle un apego seguro.
  3. Favorecer la independencia del niño según la va necesitando. Siempre observándole.
  4. Aceptarlo tal como es para favorecer una buena autoestima y que posteriormente él se acepte a sí mismo.

El niño es un agente cósmico, no sólo encarna y absorbe el ambiente sino que también lo modifica, es una relación recíproca. Tiene una gran necesidad de contribuir y de pertenecer al lugar en el que ha nacido. El niño, con la adaptación va creciendo como ser social pero siempre manteniendo su individualidad, conociéndose a sí mismo y entendiendo cuál es su tarea cósmica podrá contribuir al cambio para una sociedad mejor. Por esto es muy importante fomentar en los niños su individualidad, que sepan reconocer sus habilidades, tanto genéticas como adquiridas, que no pierdan el contacto con ellos mismos para que reconozcan su tarea cósmica, aquello con lo que ellos pueden contribuir para hacer un mundo mejor.

Soy una enamorada de la Pedagogía Montessori y sobre todo de sus materiales. Me parecen todos bellísimos y de gran utilidad para los niños. No son un material de juego, sino de desarrollo y de aprendizaje.

El material Montessori tiene que estar completo y adecuado a la edad del niño y a su momento de desarrollo. Ha de estar colocado siguiendo una secuencia y dentro de un ambiente preparado para que el niño/a se interese por él. Es un material de trabajo que fomenta la concentración y la autonomía del niño. Está dividido en 4 áreas principales:

  1. Vida práctica
  2. Sensorial
  3. Lenguaje
  4. Matemáticas

Estas áreas están colocadas en el ambiente siguiendo una secuencia y un orden. Cada área tiene  sus materiales y cada uno de ellos está creado para desarrollar unos aspectos del niño, normalmente van asociados a una determinada edad, aunque ésto no es determinante porque primero hay que observar al niño para ver si el material es adecuado para él. No tiene que ser demasiado fácil sino se aburre y pierde el interés ni demasiado difícil sino se frustra y lo abandona.

La edad nos sirve de guía pero la observación de la maduración del niño es lo que realmente nos ayuda para mostrarle un material o no.

En este post voy a exponer una guía de materiales Montessori por edades, pero siempre recordar que la edad es orientativa. No voy a enumerar todos los materiales porque sería muy extenso. Si queréis más información sobre el tema podéis contactar con nosotros.

Comenzamos con VIDA PRÁCTICA que es la primera área de trabajan los niños cuando entran a un ambiente, con 2 años y medio o 3. Vida práctica son ejercicios sencillos y actividades que hacemos cotidianamente para embellecer, mantener y restablecer las condiciones adecuadas de nuestro ambiente, así como para establecer y mantener relaciones sociales con nosotros mismos, nuestras familias y las demás personas. Son ejercicios que le dan al niño la oportunidad de participar en la vida social, le adaptan a su medio y a su cultura.

 

A partir de los 2 años y medio podemos mostrar a un niño:

  • como poner la mesa,
  • como llevar una jarra con agua, ( siempre usamos el cristal para que sepa que tiene que tener cuidado al llevarla porque si se cae se rompe)
  • vestirse y desvestirse,
  • ejercicios de vaciar, tanto en seco con semillas como agua,
  • ejercicios de doblar telas, paños, la ropa de casa,
  • barrer,
  • limpiar el polvo,
  • pintar en caballete,
  • hacer barro,
  • regar las plantas,
  • lavarse los dientes,
  • peinarse,

Mirad cuantas cosas pueden hacer nuestros peques de dos años y medio y lo mejor es que les encanta hacerlas.

Con 3 años o 3 y medio pueden:

  • lavar los platos,
  • lavar la ropa (ejercicio preparado en ambiente Montessori, en casa no solemos lavar la ropa a mano),
  • coser en cartón,
  • coser botones,
  • arreglar flores y plantas,
  • cortar fruta,
  • recortar papel,
  • usar el punzón,
  • limpiar sus zapatos,
  • algunos marcos de vestir como el de botones, lazos, cordones y cremallera.

Con 4 años en adelantes pueden:

  • planchar,
  • encender una vela,
  • marcos de vestir como el de imperdibles.

Vamos con el siguiente área, SENSORIAL. Este área está compuesta por un sistema de objetos agrupados de acuerdo a las cualidades que poseen: color, forma, dimensión, sonido, olor, tono, etc. Los estímulos están organizados y clasificados en 5 categorías de acuerdo a los 5 sentidos. Los materiales sensoriales están construidos con precisión y medidas exactas. Permiten al niño explorar el ambiente de manera ordenada.

Con 2 años y medio podemos mostrarles la caja de colores I ( la más sencilla)

Con 3 años – 3 y medio:

  • bloques de cilindros,
  • torre rosa,
  • escalera marrón,
  • cajas de colores II y III,
  • tablas de áspero y liso,
  • telas,
  • cilindros de sonido,
  • campanas ( presentaciones sencillas),
  • botellas de olores,
  • botellas de sabores,
  • sólidos geométricos,
  • bolsa misteriosa,
  • globo terráqueo de lija y de colores,
  • mapas de rompecabezas.
  • formas de tierra y agua.

 

Torre rosa

Con 4 años:

  • gabinete de botánica y tarjetas,
  • botellas térmicas
  • tabletas térmicas,
  • binomio,
  • trinomio
  • arco romano.

De 4 años y medio a 5:

  • decanomio,
  • todas las cajas de triángulos constructores.

 

Área de LENGUAJE.  El propósito principal del área de lenguaje es ayudar a la construcción de la personalidad del niño. No tratamos que el niño aprenda a hablar, a leer o escribir sino facilitar el pensamiento, establecer y mantener la vida social. Es muy importante que el niño se pueda comunicar con los demás, que pueda expresar sus ideas y sentimientos. El desarrollo del lenguaje en el niño no es uniforme, hay épocas de adquisición y otras de pausa. Es una adquisición interna, un proceso íntimo del niño, es como una construcción secreta de la menta a la que no tenemos acceso. El adulto no puede intervenir, solamente puede ser un agente que estimule y propicie la adquisición. los mecanismos del lenguaje son demasiado complejos y misteriosos.

A los 2 años y medio, no hay un material concreto, se trata de potenciar el lenguaje hablado, contarle historias, leerle cuentos, poesías, adivinanzas. Escuchar con interés y paciencia cualquier cosa que quiera expresar, sin corregirle, favoreciendo así la auto-expresión del niño. El adulto debe hablar  naturalmente e involucrar al niño en el mayor número posible de conversaciones, invitándole a hablar libremente.

A los 3 años podemos empezar con los juegos de sonidos, por ejemplo el “veo-veo”

A los 3 años y medio:

  • resaques metálicos,
  • letras de lija

A los 4 años:

  • alfabeto móvil,
  • escribir en pizarras y en papel
  • lectura de primeras palabras y tarjetas.

 

A partir de los 5, si el niño ya sabe leer, se pueden empezar con ejercicios de masculino/femenino, singular/plural, etc. la finalidad última de la lectura es que el niño sepa entender e interpretar lo que lee.

En este área la mayoría de material se elabora. hay que tener muy en cuenta el momento en el que está el niño, respetando mucho su desarrollo.

Área de MATEMÁTICAS.

Para mi el área más apasionante, las matemáticas Montessori son materiales de desarrollo que permiten al niño viajar de lo concreto a lo abstracto en su mente. Tienen una secuencia clara de presentación. Prometo escribir un post sólo de matemáticas.

¿Cómo podemos saber que un niño está listo para las matemáticas? Os doy algunas indicaciones, normalmente es alrededor de los 4 años, ya ha establecido un orden interno, tiene movimientos coordinados precisos, atención a los detalles, se concentra, puede usar representaciones simbólicas y está interesado en los números y siente curiosidad por ellos.

En matemáticas sí que hay una secuencia de presentación de materiales según la edad que se tiene que tener muy clara, no es conveniente mostrar un material abstracto sin antes haber pasado por los más concretos.

A los 4 años y si le vemos listo podemos mostrarle:

  • barras numéricas,
  • números de lija,
  • caja de husos,
  • fichas y numerales,
  • juegos de memoria.

A los 4 años y medio:

  • introducción al sistema decimal con cuentas doradas y después con tarjetas,
  • operaciones con cuentas doradas ( suma, resta, multiplicación y división)
  • tablas de Seguin.

Con 5 años:

  • Estampillas ( suma, resta, multiplicación y división)
  • tablero de la suma,
  • juego de la serpiente positiva

 

Tablero de la multiplicación

A partir de 5 años y medio:

  • Tablero de la resta,
  • Juego de la serpiente negativa,
  • tablero de la multiplicación,
  • tablero de la división,
  • multiplicación con barras de colores,
  • ábacos

“En este mundo de abstracción, es tan natural para el niño crecer intelectualmente como físicamente. Él encontrará tanta alegría en la adquisición del crecimiento mental como en el sano desarrollo, en el campo físico. Sin embargo debemos ofrecerle la oportunidad de crecer normalmente. No podemos imponer un programa para su crecimiento mental, basado en nuestra necesidades políticas o ideas educativas”  María Montessori. Creative development in the child, p22

 

Una mamá de día es una muy buena opción a la hora de tener que separarnos de nuestros hijos y poco a poco esta figura está cada vez más normalizada en nuestra sociedad. Lo natural, si seguimos el continuo natural de la vida de un bebé, lo más saludable es que tenga un cuidador principal, si éste no puede ser su madre o su padre, lo ideal es que esté con una persona cercana, preparada técnica y emocionalmente para hacerse cargo de él. Esto es precisamente lo que ofrecen las madres de día.

 

Son profesionales con formación en educación y en crianza natural que les capacita para acompañar a los más pequeños. El número máximo de niños que pueden atender son 4 con lo cual nuestro hijo/a se sentirá como en casa porque podrá ser acompañado de una forma cercana y respetuosa.

Una mamá de día debe tener unas características de personalidad y una preparación específica.

Debe ser humilde para poder estar en presencia del niño, controlando en todo momento su orgullo y su enfado, para poder comunicarse con los niños/as de manera positiva. Debe ser amorosa y amigable, calmada, serena y paciente, empática y simpática, con sentido del humor, vivir cada nuevo día con asombro y entusiasmo y tener una buena imagen de sí misma.

Una madre de día necesita estar en una continua transformación y crecimiento personal porque los niños van a exigir, en todo momento, lo mejor de ella y seguramente van a sacarle aquellos aspectos no resueltos de su propia infancia. No olvidemos que cuando trabajamos con personas y sobre todo con niños nos enfrentamos a nuestras sombras, que son aquellos aspectos no reconocidos en nosotros mismos y que proyectamos en los demás.

Deberán estar formadas en crianza respetuosa para acompañar al niño desde el amor y el respeto a su individualidad y a sus tiempos.

La madre de día:

  • No corrige al niño. Lo que no está listo para ver no lo ve y lo que no está listo para hacer no lo hace, así que no sirve para nada corregirle
  • Pone los límites necesarios para que el niño se sienta seguro.
  • Se enfoca en el respeto tanto a las personas como a los materiales.
  • Se comporta como un modelo a seguir.
  • No castiga
  • Observa al niño todos los días.
  • No interrumpe al niño cunado está concentrado.
  • Sabe cuándo intervenir sin interferir.
  • Sabe manejar conflictos y está formada para ello.
  • Sabe seguir al niño.
  • Sabe preparar actividades adaptadas a la edad y desarrollo del niño.
  • Cuida su imagen.
  • Su voz es amistosa, gentil y cuando es necesario con tono firme para hacer respetar un límite.
  • Permite al niño la libre elección de sus actividades y juegos observándole para ver sus intereses y en qué momento de su desarrollo está.

 

Las madres de día acogen en sus casas a los niños preparando el ambiente de forma muy cuidada y estudiada para garantizar su seguridad, desarrollo, tranquilidad y juego libre. Debe ser un espacio que garantice la exploración del niño, la imaginación, la creatividad y la orientación. Dependiendo de la edad de los niños y de su momento de desarrollo la madre de día tendrá unos materiales u otros. El ambiente debe estar limpio, cuidado y bello, con luz natural.

Teniendo en cuenta que la edad más común de los niños que acompañan las madres de día es de 1 a 3 años, voy a exponer algunos materiales que serían interesantes.

Lenguaje.

Hasta los 2 años el niño está en pleno proceso de adquisición del lenguaje y por ello el adulto debe tener cuidado en cómo lo usa. Debe hablar claro y tener un amplio vocabulario, no utilizar diminutivos ni hablar de la misma forma que el niño sino utilizando las palabras correctas para que las vaya absorbiendo. No se corrige a los niños si dicen una palabra mal, simplemente se modela diciéndola bien en otros momentos.

Es muy recomendable tener muchas conversaciones con los niños, preguntándoles cosas de su vida diaria y contando también la nuestra, leerle cuentos todos los días, cantar canciones, recitar poesías, adivinanzas.

Caracolita del mar

Caracolita del mar,
dime qué susurras
en oído atento
y silencioso hablar
de quien te escucha.

Dime qué susurras,
Caracolita del mar,
y te contaré mis secretos,
a la orilla de la noche
y de los sueños.

Caracolita del mar
¡Qué bonito lo que cantas,
cuando me pongo a escuchar!

Material psicosensomotor

  1. Cajas de permanencia: Cualquiera de ellas, con cilindro, cubo, pelota, rampa, etc. Es bueno tener varias. Tienen la finalidad de coordinar ojo-mano,el uso de las dos manos trabajando juntas, uso de los dedos, favorecen la concentración y la repetición y la permanencia del objeto.
  2. Muebles con llaves: Se pueden utilizar cajones y puertas de la casa que estén a la altura del niño. Ayudan a la coordinación, favorecen el uso de las dos manos, ayudan a la solución de problemas y a la exploración del ambiente.
  3. Muebles con cajones de donde puedan sacar y meter objetos.
  4. Base estable con anillos Insertar discos en vertical o en horizontal. Mejoran la prensión, la coordinación ojo-mano y favorecen la concentración.
  5. Canasta con objetos para abrir y cerrar: Frascos o botellas pequeñas con tapones que se enroscan, botes, cajas, tuercas y tornillos u otros objetos de formas y materiales diferentes con distintas formas de abrir y cerrar. Todos los objetos deberán ser reales. Los niños querrán abrirlos y cerrarlos muchas veces. Es un material que ayuda a la concentración, a la coordinación de las dos manos.
  6. Base con tornillos y tuercas: Una variante de la anterior.
  7. Clavija vertical con cubos y horizontal con aros.
  8. Rompecabezas de madera
  9. Ejercicios de trasvase de agua o de semillas.
  10. Cesto de los tesoros: El niño necesita explorar los objetos que le rodean, para conocerlos, para comprenderlos y más adelante saber usarlos, con la presencia del adulto.
  11. Elementos de juego libre, varios: es la base de la imaginación, la creatividad, juego no estructurado para poder crear mi mundo.
  12. Juego simbólico: Tendederos, planchas, cocinitas, herramientas… Para que sean niños resolutivos, con independencia en el futuro.

 

Material de arte

Poner al alcance del niño cuartillas de papel, un cuarto de folio, para que no sea muy grande y esté adecuado a su mano, y lápices de colores para que dibuje de forma libre.

Podemos poner un caballete en el ponemos hojas en blanco cada día con pinturas con pinceles.

En general, cualquier tipo de material que fomente el arte y la creatividad sin dirigir al niño

Instrumentos de música a su alcance

Esto han sido sólo algunas ideas y seguro que las madres de día tienen muchas más propuestas interesantes que ofrecer a vuestros hijos e hijas. Os animo a que las conozcáis y valoréis sus entornos y el acompañamiento que pueden ofrecer a los más pequeños.

 

 

 

El término Periodo Sensitivo (PS), aplicado al campo de la educación, es una aportación de la Dra. María Montessori.

 

Fue el científico holandés Hugo de Vries quien lo utilizó por primera vez en 1902 para explicar sus estudios sobre la teoría de la mutación en insectos. Un ejemplo de período sensitivo lo expuso con la larva de la Porthesia, un género muy común de mariposa. La larva, apenas salida del huevo, se mueve hacia la luz, es decir, posee una explícita sensibilidad luminosa. Viven sobre los árboles, y como les atraen las partes más luminosas, se encuentran con las hojas jóvenes, bastante tiernas para servir como primer alimento. Apenas, sin embargo, se han nutrido bastante con el alimento tierno y pueden alimentarse con hojas más duras, pierden la sensibilidad para la luz. Esta pérdida les permite no permanecer siempre sobre las extremidades de las ramas y volverse hacia las partes más oscuras, donde encuentran ahora un alimento más adecuado y condiciones más complejas de ambiente para su desenvolvimiento sucesivo. La pérdida de la sensibilidad es, por tanto, aquí tan necesaria como su aparición.

María Montessori define los PS como:“sensibilidades especiales que se encuentran en los seres en evolución, es decir, en los estados infantiles, los cuales son pasajeros y se limitan a la adquisición de un carácter determinado. Una vez desarrollado este carácter cesa la sensibilidad correspondiente” (El niño. El secreto de la infancia, pág. 76)

Estas sensibilidades especiales que el niño muestra se van presentando como lapsos de tiempo transitorios, de los 0 a los 6 años. Durante ellos muestran un gran interés hacía ciertas características y estímulos del ambiente relacionados con el periodo sensitivo en el que estén. Muestran una intensa actividad intelectual que no les causa fatiga y les produce una enorme alegría interior, calma y renovación para seguir trabajando incansablemente. Es curioso que ciertos grupos de neuronas están más activas que otras durante los PS, por esto, el niño elige inconscientemente del ambiente, lo necesario para su crecimiento y desarrollo.

Los PS tienen ciertas características:

  • Impulsan el desarrollo mental, psíquico y físico
  • Tienen que ver con el desarrollo psicológico del niño.
  • Se llevan a cabo de manera natural, sin esfuerzo y son universales. Los tienen todos los niños del mundo.
  • Son ventanas de oportunidades para aprender algo específico.
  • Son transitorios
  • Se dan de los 0 a los 6 años. En los 3 primeros años de la vida el niño absorbe todo. De los 3 a los 6 expande y refuerza lo absorbido en los 3 primeros años de vida.
  • Tienen una enorme creatividad
  • Actúan como un impulso y guía de la mente absorbente del niño.
  • Están activos día y noche.

Los PS principales son cuatro:

  1. PS para la adquisición del lenguaje
  2. PS del orden
  3. PS del refinamiento de los sentidos. Percepciones sensoriales.
  4. PS del refinamiento del movimiento.

 

1.PERIODO SENSITIVO PARA LA ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE (DE 0 A 6 AÑOS. CÚSPIDE 2 AÑOS)

La cúspide es el momento en el que está más activo el PS.

El PS del lenguaje se inicia a los 7 meses de embarazo aproximadamente y termina alrededor de los 5 años y medio o 6. Durante este periodo el niño absorbe los aspectos de su lengua materna. Más tarde viene la fase intelectual donde absorbe la pronunciación, entonación, acento y vocabulario de su medio ambiente, así como la estructura gramatical.

Dentro de este PS se da la escritura, de los 3 años y medio a los 4 y medio. Es cuando el niño quiere saber el nombre de todo, necesita palabras y más palabras, quiere saberlo todo. A los 5 años se da el periodo de decodificar palabras, el cual lleva al niño a la habilidad para leer. Los niños primero descifran y luego interpretan lo que leen.

 

2.PERIODO SENSITIVO DEL ORDEN DE 0 A 6 AÑOS. (CÚSPIDE A LOS 2 AÑOS).

Leer más

Para los que no nos sigais en nuestro https://www.facebook.com/bonicos/ os dejo un resumen de nuestras últimas publicaciones:

 

Os ofrecemos este gran curso impartido por una gran persona.
Los que estáis interesados en asistir, no lo dejéis, las plazas se suelen agotar pronto.

Psicomotricidad Vivencial en la Escuela


Hace 4 años que se celebró el último Congreso Internacional Montessori y este año se repite en Praga. International Montessori Congress 2017. El tema en esta ocasión es “El camino hacia la paz: Educación Montessori para el cambio social”
http://www.montessoricongress2017.org/


Hoy os traemos un álbum ilustrado, “Para Siempre” es un cuento auto editado por Camino García e ilustrado por Marco Recuero. Es una fantástica herramienta para poder afrontar e integrar desde pequeñitos un tema tan delicado como es la muerte. ¿Alguna vez habéis ocultado la muerte a un niño? A veces nos pasa que no tenemos ni recursos ni fuerzas quizá, para poder explicar a los niños que ha pasado. Pues bien, “Para siempre” nos hecha un cable desde un enfoque Montessori.
https://bonicos.es/tienda/libros/para-siempre-camino-garcia/

https://bonicos.es/wp-content/uploads/2017/03/1.png

 


 

Tremendo, cuánto para ver…!
Lo que le da calidad a la noticia (algo sobre política internacional, Corea del Norte blablabla) es la espontánea irrupción de lo privado en lo público; el señor corresponsal de la BBC (7) de (in)humano padre y la madre en modo “elastic girl” como decía alguien al rescate… Tan tan real y retransmitido al mundo mundial en directo: el trabajo serio etc. Y el “concilio como puedo”.
Parece una escena de Mr Bean pero no, aunque se le escape una sonrisa nerviosa y todo al tipo. Alquería del pi bodas.

 

Os traemos este fantástico SORTEO del Libro Solidario (15% destinado a ONGS) “Ente Avellanos” donde la osita Inés descubre que debe mudarse al bosque de Avellanos, qué nervios… Vamos a acompañarla en su nueva aventura!!

Si quieres participar en el sorteo, deberás seguir los siguientes pasos:

1. Ser seguidor nuestro en facebook.com/bonicos. Si te haces seguidor en twitter.com/juguetesbonicos también nos pondremos muy contentos ;)

2.También en facebook.com/entreavellanos/     ines-patinando-entre-avellanas

3. Darle “me gusta” y compartir el sorteo en Facebook.

4. Dejarnos un comentario en la publicación del sorteo en Facebook diciéndonos que tipo de cuentos le gustan a vuestros peques.

El sorteo se realizará con #Easypromos: http://bit.ly/FBsorteo y estará activo desde el lunes 12 de diciembre a las 12 horas hasta el día 19 de diciembre a las 12 horas. Un vez finalizado el sorteo y publicado en nuestro facebook.com/bonicos, el ganador dispone de un plazo de 24 horas para ponerse en contacto por privado con nosotros. Si no es así, pasaremos al siguiente suplente.

Si quieres comprar el libro puedes hacerlo en https://bonicos.es/tienda/libros/entre-avellanos-…a-perez-villegas/

¡Suerte!

entre avellanos

Hola!

Os dejo una muestra de lo bien que lo hemos pasado esta mañana en el “Buho Zolulu”.

Me ha encantado conoceros a los que compráis por la web y saludar a todos los demás. Que hayáis podido tocar los materiales y jugar con ellos.

Repetimos seguro, gracias Buhito por cedernos tu espacio, Julie, la mamá que lo lleva es un encanto, el sitio preparado para los más peques y sus dos hijas unas ayudantas perfectas, me han ayudado con las bolsas, con las cajas…

Os avisaremos para la próxima!!

 

 

Estamos creciendo, vamos a seguir regando el Blog y en breve brotará. Nos vemos por aquí…

pexels-photo-121585

 

Fotos cortesía del fotógrafo de bodas Joaquín Corbalán.


PAGO SEGURO

(Transferencia, tarjeta de crédito o paypal)


EN 24/48 HORAS

(Tu pedido en casa en 24 horas)


ENVIO 5€

(envío gratuito pedidos superiores 70€) (Península y Portugal, salvo islas)

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER:



SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES            


CONTACTA CON NOSOTROS  Tlf: 651 90 90 92  /   info@bonicos.es